Los bancos instaron el concurso de la compañía

Los Serrano, contra la banca en Seda Solubles

La familia dueña de la empresa de café y tres bancos acreedores se acusan de deslealtad y desvío de fondos

Los Serrano, contra la banca en Seda Solubles
Los Serrano, contra la banca en Seda Solubles

La familia Serrano, propietaria de Seda Solubles, la mayor compañía del mundo de café soluble para terceros, y tres bancos acreedores, Natixis, Rabobank y Paribas, tienen previsto acudir hoy al juzgado mercantil de Palencia para dirimir ante el juez las graves acusaciones que han lanzado unos contra otros en los últimos días. Mientras que Luis Serrano, presidente del grupo, asegura que las tres entidades financieras han actuado con mala fe contra la compañía, solicitando su entrada en concurso, los bancos dicen que ha sido la gestión de la familia la que ha llevado al concurso a la compañía.

Seda Solubles se acogió el pasado mes de junio al artículo 5.3 de la Ley Concursal para negociar con la banca acreedora la refinanciación de su deuda y evitar su entrada en concurso. Al término de ese plazo tres de los bancos acreedores, Paribas, Natixis y Rabobank, que reclaman 21,5 millones, instaron el concurso de la compañía.

En un correo electrónico que ha sido enviado al juez del juzgado de lo mercantil de Palencia, al que ha accedido este diario, Luis Serrano acusa de "deslealtad" a los bancos BNP Paribas, Natixis y Rabobank. Serrano asegura que los bancos tuvieron una conducta "torticera y engañosa" durante la negociación con la empresa para refinanciar su deuda.

"Los bancos instantes del concurso necesario, hasta prácticamente el mismo día de su presentación, Rabobank, BNP-Fortis y Natixis, han venido ofertando refinanciaciones e inyecciones de tesorería, participando activamente en un acuerdo entre las partes", asegura Luis Serrano, en el correo electrónico enviado el 21 de noviembre.

La actitud de esos tres bancos durante la negociación para refinanciar hizo que "ingenuamente", añade el presidente de Seda Solubles, "nos hubiésemos confiado en su buen hacer profesional, cuya conducta consideramos desleal para con todos los acreedores y nos lleva a al total convencimiento de su mal hacer y complicidad en la presentación del concurso necesario".

El presidente de la empresa, con fábricas en Palencia y Villamuriel, asegura en dicho correo electrónico que se ha visto forzado a "instar el correspondiente procedimiento judicial en solicitud de que se declare su hacer desleal y su responsabilidad con objeto de favorecer a los acreedores".

Ignacio Sanz, de Rabobank, respondió al correo electrónico de Serrano el 22 de noviembre (la respuesta también ha sido enviada al juzgado de Palencia). En ese correo, Sanz afirma que las negociaciones con Seda Soluble para refinanciar su deuda "fracasaron dada la intransigencia de los socios de Seda". Además asegura que la actividad de la compañía "ha cesado porque usted Luis Serrano ha acumulado numerosos impagos tanto con proveedores (tanto de gas como de materia prima) como con trabajadores y Administraciones públicas".

En su escrito al juzgado Seda Solubles advierte que las tres entidades financieras han propuesto al juez la designación como administrador concursal de la compañía a la firma Forest Partners, especializada en insolvencias, cuando esa misma firma había sido contratada por la banca para llevar a cabo un plan de viabilidad para Seda Solubles. Las tres entidades, asegura la compañía, "son cómplices de la declaración de este concurso necesario".

Padre e hijo cobran 42.000 euros mensuales

Seda Solubles presentaba un pasivo corriente de 51,7 millones a 31 de agosto de 2011, según el escrito de los tres bancos acreedores de la compañía que han solicitado su concurso necesario, y al que ha accedido este diario. La representación legal de Natixis, Paribas y Rabobank asegura en su escrito al juez que además de la supuesta situación de insolvencia que presentaba la compañía, Seda Solubles "ha sufrido una serie de irregularidades muy relevantes en su gestión, en detrimento de sus acreedores y trabajadores, y que posiblemente están al origen de su insolvencia actual".

Los bancos advierten que los administradores de la empresa "pertenecientes a la familia Serrano han desviado un importe de 16 millones a favor de su socio principal, Alina Corporate, que es a su vez una sociedad titularidad de la propia familia Serrano". Las entidades aluden al informe de auditoría de las cuentas del grupo correspondientes al año 2010, que todavía no han sido publicadas por el Registro Mercantil. Según la representación legal de Natixis, Rabobank y Paribas, dicho informe de auditoría "pone de manifiesto otra irregularidad en relación con las ventas efectuadas por la compañía en el poco transparente mercado ruso".

De acuerdo a la información consultada por las entidades financieras, Seda Solubles ha dejado de cobrar 6,3 millones de euros de ventas en Rusia, operación que sin embargo no ha registrado como pérdidas en sus cuentas. "Lo que realmente llama la atención", dicen los bancos, es que Seda Solubles "todavía no haya iniciado las acciones legales tendentes a la recuperación de tan elevados importes contra los importadores rusos". Además advierten que Luis Serrano y su hijo "facturan y cobran, directa o indirectamente, 42.000 euros mensuales a la compañía".

Las cifras

21,5 millones es la deuda que Rabobank, Natixis y Paribas reclaman a Seda Solubles.

129,2 millones facturó la compañía en 2009, último ejercicio sobre el que la empresa ha presentado sus cuentas en el Registro Mercantil.

90 millones de crédito firmó con varios bancos Seda Solubles en diciembre de 2006.