Inmobiliaria

La CNMV pregunta a Reyal Urbis por pagos a su presidente

El pasado 15 de noviembre la inmobiliaria Reyal Urbis recibió una carta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores en la que el regulador del mercado requería determinada información relacionada con los informes financieros comunicados por la compañía.

En particular la CNMV solicitó a Reyal ampliación de información sobre una operación realizada en 2010 en la que la inmobiliaria entregó a su accionista mayoritario, Rafael Santamaría, presidente del grupo con el 70,2% del capital, 6,7 millones de acciones de Reyal Urbis valoradas en cuatro euros por título, cuando por entonces las acciones de la compañía cotizaban por debajo de los tres euros. Además Reyal entregó 27 millones de euros en efectivo a su presidente.

Esos pagos respondían a deudas contraídas por la empresa con su presidente por préstamos y operaciones relacionadas con acciones de la inmobiliaria Colonial.

Reyal responde en otra carta enviada a la CNMV el 28 de noviembre que la cancelación de la deuda en los términos indicados "formó parte inseparable de la propuesta de refinanciación (...)" de manera que la refinanciación de la deuda de Reyal "no hubiera devenido efectiva de no haberse ejecutado la operación exactamente en la forma prevista".

La CNMV insiste en su carta en preguntar a Reyal sobre el pago de la compañía a su presidente en la cancelación de esa deuda. El regulador requiere a la inmobiliaria los procedimientos previstos en sus reglamentos internos para la toma de decisiones en operaciones vinculadas; el órgano de la sociedad que dirigió esa operación; si el comité de auditoría conoció el pago a Santamaría; y la actuación de los consejeros de Reyal sobre esa operación.