El semanario británico dispara contra la gestión de la crisis por parte de Merkel

"The Economist": la caída del euro se puede producir "en semanas"

The Economist alerta en su último número de que la ruptura del euro se podría producir en las próximas semanas. En un artículo titulado "¿Es realmente el final?", la revista británica afirma que "la caída de la moneda única se podría producir en semanas", por lo que reclama a los países europeos, principalmente a Alemania, y al Banco Central Europeo (BCE) que tomen medidas para evitarlo.

Según The Economist, hay un número muy elevado de acontecimientos que pueden desencadenar la desparición del euro, desde la quiebra de un gran banco a la caída de un Gobierno. En otro artículo, la revista añade que "el riesgo de que la moneda se desintegre en semanas es alarmantemente elevado".

The Economist afirma que "mes tras mes" la crisis de la zona euro se ha ido moviendo "de la periferia a su núcleo", y recuerda "que primero fue Grecia, luego Irlanda y Portugal, y a continuación Italia y España". La revista subraya que a pesar de que la Eurozona se dirige inevitablemente hacia el "crash", la mayoría de los ciudadanos están convencidos de que, al final, los líderes europeos harán lo que sea necesario para salvar el euro.

Sin embargo, el semanario británico advierte de que "a medida que pasa el tiempo las medidas que se deben tomar van aumentando". En este sentido, sostiene que ya no es suficiente con el apoyo del BCE, el rescate de Grecia y las reformas en Italia y en España, sino que ahora es necesario también que se "cree un instrumento de deuda en el que los inversores puedan confiar".

No obstante, para poder crear este instrumento es necesario un "intercambio político", los países de la periferia recibirían "apoyo financiero a cambio de que lleven a cambio las reformas que demandan Alemania y el resto de países más fuertes".

The Economist recoge el rechazo de Alemania a la emisión ilimitada de eurobonos y las reticencias del país a este tipo de instrumentos, pero advierte de que "esa actitud tiene que cambiar". En su opinión, la canciller Angela Merkel y el BCE no pueden seguir "amenazando", por un lado, a los países más débiles con su exclusión del euro, mientras que, por el otro, "prometen a los mercados la salvación de la moneda única". "A no ser que se decida pronto por una de las dos opciones, la canciller alemana se encontrará con que la el

ección la han tomado por ella", asevera la revista.