Los ex altos cargos contaban con un plan de más de 20 millones de euros

Cesados el presidente y el director de Caixa Penedès al conocerse sus pensiones

El presidente de Caixa Penedès, Ricard Pagès, y el director general de la caja, Manuel Troyano, dimitieron ayer de sus cargos a petición del consejo de administración, después de que éste "tuviera conocimiento" de que ambos directivos y otros dos ex altos cargos contaban con un plan de pensiones de más de 20 millones de euros.

Ricard Pagès, ex presidente de Caixa Penedès
Ricard Pagès, ex presidente de Caixa Penedès

Según ha informado la entidad en un comunicado, el consejo de administración de Caixa Penedès, reunido ayer, pidió la dimisión de Pagès y Troyano tras "haber tenido conocimiento de una información publicada en los medios de comunicación y después de comprobar su veracidad".

La nota hace referencia a una información publicada ayer en "La Vanguardia" en la que se indicaba que Pagès y Troyano, junto a otros dos directivos que ya no trabajan en Caixa Penedès, contaban con un plan de pensiones depositado en otra entidad por un importe global superior a los 20 millones de euros.

Los otros dos altos cargos beneficiados por el plan de pensiones son el ex director general Joan Caellas y el ex director de recursos humanos Jaume Jorba.

Caixa Penedès, ahora integrada en el Banco Mare Nostrum (BMN), habría recibido junto a sus actuales socios ayudas públicas del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para su saneamiento por importe de 916 millones de euros.

El consejo de administración de la caja instó a la dimisión de sus dos máximos directivos tras expresar su "desaprobación al contenido, método de instrumentación, falta de transparencia, excepcionalidad y desproporción de los paquetes de carácter remuneratorio y de previsión social de cuatro altos directivo que están o han estado vinculados con la entidad hasta fechas muy recientes".

"Este consejo de administración manifiesta que no ha contado en ningún momento de su mandado", hasta la sesión de ayer "con información suficiente, veraz y detallada de estas remuneraciones y prestaciones", asegura el comunicado de la entidad.

Añade que el consejo "estudiará la manera de corregir esta situación, acordando las medidas más favorables para los intereses sociales, protegiendo en todo momento los intereses generales y la reputación social de una caja de ahorros de enorme tradición y profundo arraigo social".

Tras la dimisión de Pagès y Troyano, el consejo ha decidido que el vicepresidente primero de la entidad, Albert Vancells, asuma de forma provisional la presidencia del consejo de administración, hasta la convocatoria de una próxima asamblea general.

Asimismo, el consejo de administración de Caixa Penedès ha querido manifestar "su más firme compromiso con un modelo de gobierno y unos valores corporativos éticos alineados con los que imperan en la sociedad de la que forman parte".