La cumbre de Bruselas del día 9, fecha clave

La UE, preparada para aprobar los eurobonos en diciembre

El eurodiputado popular y vicepresidente de la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, José Manuel García Margallo, asegura que la UE aprobará de forma inminente la creación de eurobonos como primer paso para atajar la crisis de deuda soberana

"No hay ningún problema técnico para la creación de los eurobonos. Europa tiene los recursos para hacerlo, solo hace falta voluntad política", ha asegurado hoy el eurodiputado del PP José Manuel García Margallo, hombre de confianza del presidente popular, Mariano Rajoy, y ministrable en algunas quinielas sobre el futuro Gobierno. En un almuerzo organizado en Madrid por el Parlamento Europeo, Margalló reveló que "un grupo importante de bancos alemanes" ya está trabajando con la idea de los eurobonos. La solución supondría que cada país renunciara de forma individual a la emisión de deuda, porque pasaría a ser comunitaria, si bien los países seguirían respaldando a título individual su parte proporcional de deuda. El anuncio podría llegar tan pronto como el próximo 9 de diciembre, cuando se celebrará una cumbre comunitaria en Bruselas.

"Se ha publicado un libro verde, se está en periodo de consultas. Alemania ha puesto el obstáculo del coste que supondría para ellos, que cifran en 20.000 millones de euros. Pero olvidan que la reunificación les costó a ellos 200.000 millones. Creo que se puede avanzar en los eurobonos", explicó Margallo. Interrogado por la oposición pública al asunto por parte de la canciller alemana, Angela Merkel, Margallo le restó importancia y recordó los sucesivos cambios de postura de Alemania respecto al rescate de Grecia. Fuentes parlamentarias aseguran que la propuesta sobre eurobonos realizada esta misma semana por Durao Barroso cuenta con la aquiescencia de Berlín.

Sin duda, una de las claves es la reunión que Rajoy mantendrá con Merkel y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, en la cumbre popular europea que tendrá lugar en la localidad de Marsella los días 7 y 8 de diciembre, como previa al encuentro comunitario.

Margallo, hombre de confianza de Rajoy y "ministrable" en algunas quinielas sobre el futuro Gobierno, calificó de "arbitrario" el límite de 20.000 millones de euros semanales que el BCE (Banco Central Europeo) puede invertir cada semana en el mercado de bonos soberanos y llamó a la reforma inmediata de la institución "para que se prestamista de última instancia de los Gobiernos".

Margallo estuvo acompañado por el eurodiputado socialista Antolín Sánchez Presedo, que calificó de "lenta e insuficiente" la actuación de la UE en la crisis y confío en una reforma profunda de la Unión Monetaria que desemboque en una unión fiscal con la figura de un ministro comunitario de economía, al estilo del secretario del Tesoro de EE UU.

En clave doméstica, Margallo vaticinó más recortes en inversión pública para el año 2012, con el objetivo de lograr un déficit público del 4,4% y del 3% en 2013. "La educación y la sanidad pública son las líneas rojas. Todas las demás teclas se pueden tocar", concluyó el eurodiputado, que anticipó reformas fiscales, financieras y de liberalización de algunos sectores profesionales.