Primera caída tras tres meses consecutivos de inflación

El IPC en Japón baja un 0,1% en octubre

El Índice de Precios al Consumo (IPC) en Japón retrocedió un 0,1% en octubre con respecto al mismo mes del año anterior, lo que supone la primera caída tras tres meses consecutivos de inflación, informó hoy el Gobierno.

El indicador, que excluye los alimentos frescos por su excesiva volatilidad, se situó en 99,8 puntos con respecto a la base de 100 establecida en 2010, según los datos preliminares publicados por el Ministerio del Interior y Comunicaciones.

La caída se mantiene dentro de las previsiones de los analistas consultados por el diario económico Nikkei y se produce después de que en septiembre los precios subieran un 0,2% interanual.

En Tokio, donde el análisis corresponde al mes de noviembre, los precios cayeron un 0,5%, hasta 99,5 puntos, con respecto al mismo mes del año anterior, porcentaje que es una décima inferior al que apuntaban las previsiones.

Los precios en el área metropolitana de la capital, que respecto a octubre perdieron un 0,3%, se consideran un indicador avanzado de la evolución del IPC en todo el territorio de Japón.

El Gobierno, que utilizaba la base de 100 establecida en 2005, decidió cambiar el año base utilizado para calcular el índice y comenzar a emplear, este mes, la base de 2010 como referencia en los datos.

Según los analistas de Nikkei, los resultados confirman que Japón se encuentra en una tendencia deflacionaria motivada por la débil demanda interna.

Además, se teme que la desaceleración de la economía mundial a raíz de la crisis de la deuda soberana de Europa y la persistente fortaleza del yen, que perjudica a los exportadores japoneses, refuerce la presión deflacionaria y debilite la recuperación de la economía, afectada por el devastador terremoto del 11 de marzo.

Según las estimaciones difundidas el mes pasado por el Banco de Japón (BOJ), los precios se mantendrán sin variaciones en Japón durante el año fiscal 2011, que concluirá en marzo de 2012, para subir apenas un 0,1% en el ejercicio 2012 y un 0,5% el año siguiente.