Se declarará en suspensión de pagos a finales de año

El diario galo 'La Tribune' busca comprador

El diario económico francés 'La Tribune' anunció hoy que busca un comprador para salir de una situación financiera que se ha hecho insostenible, y que antes de fin de año se declarará en suspensión de pagos para quedar bajo administración judicial para poder seguir funcionando.

La presidenta del periódico, Valérie Decamp, explicó en una nota a los lectores colgada en su web que el plan de cesión y la búsqueda de un comprador "es la mejor solución para garantizar" su futuro y darle las mayores oportunidades de éxito.

"Es una decisión de gestión responsable y razonable, la única posible a la vista de la situación de la empresa", pese a las "graves consecuencias, en particular para el personal", declaró Decamp, que no dio cifras del estado de las cuentas.

Sí puso el acento en que, como otras empresas del sector, "La Tribune ha sufrido en los últimos 36 meses dos grandes crisis y que el impacto ha sido particularmente importante por tratarse de un periódico "independiente", que no es propiedad de ningún gran grupo que le hubiera podido dar soporte, y depende de la publicidad.

"El estado de nuestra tesorería se ha deteriorado rápida y brutalmente desde el verano, hasta el punto de que pronto será crítico", concluyó.

Y eso pese a que los resultados operativos "nunca han sido tan buenos" con unas ventas de ejemplares en papel que se mantiene y una difusión en soportes móviles que representa el 7,5% de la difusión de pago, aseguró.

La presidenta -accionista mayoritaria de La Tribune desde mayo de 2010, cuando le cedió el control el empresario mediático Alain Weil- avanzó que el plan de cesión y la administración judicial va a permitir que el diario siga saliendo a la calle "hasta la compra de la empresa por un nuevo propietario".

El pasado año, La Tribune había perdido nueve millones de euros. Sus ventas, según los últimos datos disponibles, eran de unos 75.000 ejemplares al día, notablemente por debajo de los 118.000 de su gran competidor, Les Echos.

Sus problemas tienen en parte su origen en su venta en noviembre de 2007 por el grupo de lujo LVMH, que aprovechó entonces la ocasión para hacerse con Les Echos.