HSBC avisa del riesgo de recesión en caso de un duro ajuste

Primer test de la agencias de rating al Gobierno de Rajoy

Los prescriptores del mercado, las agencias de calificación crediticia, ya han hecho su primer análisis de la victoria del Partido Popular en las elecciones generales. Interpretan el cambio como una oportunidad para lanzar un mensaje de confianza y credibilidad al mercado y piden al nuevo Gobierno más medidas de ajuste para cumplir con los objetivos de consolidación fiscal.

Fitch interpreta el cambio de gobierno como una oportunidad para convencer a los mercados de la capacidad de España de conjugar crecimiento económico, reducción de deuda y contención de déficit. La rotunda victoria electoral del Partido Popular el pasado domingo es bienvenida, pero Fitch reclama además "sorprender a los inversores con un ambicioso plan de reformas estructurales y fiscales".

Recuerdan que el programa de ajuste desarrollado por el Gobierno del PSOE contaba con unas tasas de crecimiento del PIB que no se cumplirán, dada la ralentización de todas las economías de la zona euro. Los compromisos de consolidación fiscal adquiridos con la UE hasta el año 2013 prevén una reducción del déficit público este año hasta el 6% del PIB desde el 9,3% del año pasado. Para 2012, las previsiones son rebajarlo hasta el 4,4%.

La Comisión Europea rebajó en su último informe las previsiones de crecimiento para España. Una décima menos en 2011 (0,7%) y ocho menos de lo pronosticado para el próximo año (1,5%). La consecuencia, según la CE, es que España no cumplirá los objetivos de déficit y cerrará 2011 en un 6,6%.

La agencia norteamericana de rating rebajó la nota crediticia de España en octubre desde el AA+ al AA- debido a los riesgos de que se incumpliera el objetivo de déficit para este año, así como una elevación de los costes para el sector bancario español.

Standarad & Poor's (S&P) se remite al programa electoral del Partido Popular. Recuerda que entre las medidas anunciadas por Mariano Rajoy durante la campaña electoral fueron señaladas como prioritarias la reducción del déficit y combatir la alta tasa de desempleo.

En todo caso, S&P sostiene que el relevo no influye en la calificación crediticia a largo plazo de España, que se mantiene en 'AA-', con perspectiva negativa.

HSBC alerta de que un duro ajuste hundiría a la economía en una prolongada recesión

El banco británico también celebra la rotación en el Gobierno de España pero señala que la victoria del PP ya estaba descontada por el mercado, tal y como se confirmó tras la pésima jornada de ayer tanto en el Ibex como en el mercado de deuda.

Advierte que los inversores demandan que el nuevo Ejecutivo de más detalles acerca de sus planes. "Los mercados están muy preocupados por el agujero en el sector bancario español. La finalización del proceso de reestructuración y cómo se provisionarán los activos inmobiliarios en los balances de los bancos", señala el informe.

Debido precisamente a la indefinición de las medidas que llevará a cabo el nuevo Gobierno, no aventuran ninguna previsión en las cifras de crecimiento o déficit, pero alertan de que si los nuevos ajustes son demasiado duros España corre el riesgo de caer en una prolongada recesión.

En la misma línea de las declaraciones de ayer de la secretaria general del PP María Dolores Cospedal, HSBC pide además una mayor implicación del Banco Central Europeo en la compra de bonos españoles en mercado secundario.