Cualquier toma de decisión sobre la movilización propuesta se aplaza

Los pilotos advierten a los TCP que irán solos al paro por Iberia Express

El comité de empresa de vuelo de Iberia aplazó ayer su decisión sobre las pretensiones de los pilotos de hacer huelga en diciembre por Iberia Express. El Sepla advierte que irá al paro aunque sea solo.

El sindicato de pilotos de Iberia logró ayer pequeños avances en su intento de sumar a las azafatas y sobrecargos (tripulantes de cabina de pasajeros, TCP) de la compañía a su convocatoria de huelga contra la creación de Iberia Express, la nueva filial de bajos costes.

La reunión celebrada por el comité de empresa de vuelo (que agrupa a las representaciones sindicales de los pilotos y de los TCP) se alargó desde primera hora de la mañana hasta las 16,30 horas. Al final, y después de intensas negociaciones, se resolvió con un comunicado conjunto en el que se apela a la capacidad de decisión de las asambleas de trabajadores de los distintos colectivos.

Cualquier toma de decisión sobre la movilización propuesta se aplaza a "un pleno extraordinario" del comité de vuelo al que no se pone fecha, aunque fuentes del Sepla dijeron que se celebrará el 30 de noviembre.

Tras el resultado del encuentro, los pilotos de Iberia se reafirmaron en su decisión de convocar una huelga en el próximo mes de diciembre y señalan que lo harán, incluso, en solitario si no logran el apoyo del conjunto de los sindicatos que representan a los TCP.

Los distintos sindicatos de azafatas y sobrecargos ofrecieron interpretaciones diversas sobre el encuentro: desde el apoyo con condiciones de unos, hasta el rechazo matizado de otros. Fuentes de Sitcpla valoraron que "por primera vez en la historia de la compañía, los pilotos y los TCP emitimos un comunicado de manera conjunta".

En el documento del comité de vuelo se denuncia la falta de información de la empresa sobre la creación de la nueva aerolínea de vuelos baratos Iberia Express.

Los trabajadores expresan el profundo rechazo a los planes de externalizar parte de la producción de los trayectos de corto y medio radio. Asimismo, se muestran preocupados por el traspaso de 40 aviones a la nueva aerolínea Express, y la posible reducción de 28 aviones en el largo radio.

Los sindicatos apuntan que todas estas medidas no hacen sino favorecer a British Airways en detrimento de Iberia, y recuerdan que cuando se firmó la fusión se anunció que la aerolínea española iba a crecer, lo que a juicio de los representantes de los trabajadores no se está produciendo.

La cifra

6.000 es la plantilla conjunta de trabajadores de vuelo, pilotos y TCP, de la matriz de Iberia.