La entidad renuncia a ampliar la emisión

La Caixa coloca 1.500 millones en deuda subordinada en una semana

La Caixa ha logrado 1.500 millones de euros con su emisión de bonos subordinados a cinco años, después de recibir 32.339 órdenes de suscripción.

La Caixa
La Caixa

La entidad catalana ha puesto a su red comercial a trabajar y ha conseguido colocar en una semana su emisión de deuda subordinada a cinco años dirigida a clientes minoristas. Eso sí, ha renunciado a ampliar la colocación; cuando las peticiones han llegado a 1.500 millones, se ha plantado, lo que significa que no habrá prorrateo para colocar los bonos. La Caixa no ha explicado el porqué de esta actitud, aunque ha resaltado la buena acogida y la demanda que ha tenido la emisión, según una comunicación de la entidad.

El resultado es que La Caixa tiene ahora 1.500 millones de euros más en el bolsillo, que proceden de unos bonos subordinados que ofrecen un 7,5% de rentabilidad anual, pagadera trimestralmente, hasta su vencimiento.

La Caixa comenzó a comercializar la emisión el pasado lunes y ha decidido cerrarla cuando ha recibido 32.339 órdenes de suscripción por un importe medio de 46.380 euros. Es decir, hasta que ha cubierto el mínimo previsto, pese a que el periodo de suscripción inicial se prolongaba hasta el 12 de diciembre. El valor de cada bono es de 1.000 euros y la puja mínima se había fijado en 6.000 euros, así que cada inversor debía comprar al menos seis bonos. Según el calendario, el desembolso para los clientes se realizará el día 15 de ese mes y el vencimiento de la emisión será el 31 de enero de 2017.

Esta emisión fue calificada por Moody's con A3 y por Fitch con A.

Con esta emisión, La Caixa consigue liquidez a un plazo largo de tiempo (cinco años), cuando el mercado mayorista está cerrado. Además, reforzará su ratio de capital suplementario (Tier 2) y fidelizará a sus clientes con un producto atractivo desde el punto de vista de la rentabilidad sin tener que pagar penalización al fondo de garantía de depósitos.