Hay diferencias entre las provincias sobre las fórmulas a usar

El País Vasco recuperará el impuesto de Patrimonio en 2011 y 2012

Las haciendas de las tres diputaciones vascas recuperarán el Impuesto de Patrimonio en 2011 y 2012, pese a que Álava y Vizcaya mantienen diferencias con Guipúzcoa sobre las condiciones para implantarlo, ya que la institución foral liderada por Bildu pretende ser más exigente.

Estas discrepancias podrían resolverse, no obstante, en la nueva reunión que ha convocado el Gobierno Vasco en el seno del ârgano de Coordinación Tributaria (OCT) para el próximo jueves, con el fin de lograr una mayor armonización entre las tres diputaciones.

La recuperación del Impuesto de Patrimonio y de otros tributos ha sido analizada en la cita que han mantenido hoy en Vitoria los responsables de Hacienda de las tres diputaciones y del Gobierno Vasco.

Las tres instituciones forales coinciden en la necesidad de recuperar el Impuesto de Patrimonio para 2011 y 2012, aunque Álava y Vizcaya pretenden que el importe exento por vivienda habitual se eleve hasta los 400.000 euros y, en general, haya un mínimo exento de hasta 800.000 euros.

Guipúzcoa rebaja esos mínimos y ha propuesto que el importe exento por vivienda habitual sea hasta 300.000 euros y el mínimo total hasta 600.000 euros.

También en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones ha habido, según el Departamento de Hacienda, "cierto acercamiento" y se podría implantar un tipo del 1,5%.

Mayores diferencias se han evidenciado en la tributación del ahorro, ya que Álava y Vizcaya defienden que se mantenga la actual presión fiscal del 20% hasta los 10.000 euros y a partir de esa cantidad subirla hasta el 22%.

Guipúzcoa, sin embargo, pretende establecer un nuevo tipo para la tasa de ahorro que mantenga el 20% actual sólo hasta los 1.500 euros y elevarlo al 24% a partir de esa cantidad.

También en el impuesto sobre herencias directas hay discrepancias ya que Álava y Vizcaya abogan por que no se graven y Guipúzcoa fija un mínimo de 220.000 euros por heredero.

Vizcaya y Álava han acordado, por su parte, actuaciones de apoyo a las familias, con una nueva deducción de 50 euros anuales para los hijos de entre 6 y 16 años, algo que no ha aceptado Gipuzkoa.

El acuerdo de Álava y Vizcaya contempla además incrementar las cantidades deducibles para la creación de puestos de trabajo de 4.600 a 4.900 euros en los supuestos generales, y de 4.000 a 4.300 para la contratación de colectivos con especial dificultad de inserción en el mercado laboral.

Respecto al Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF), Álava y Vizcaya actualizarán un 2% las deducciones personales y familiares para corregir los efectos de la inflación.