El comité de vuelo se reune

Los pilotos tratan de sumar a su paro contra Iberia Express a los auxiliares

El sindicato de los 1.500 pilotos de Iberia, Sepla, lleva hoy al comité de vuelo de la compañía una propuesta para que los 5.000 tripulantes de cabina (TCP) secunden una convocatoria de huelga contra la creación de Express, la aerolínea de corto y medio radio. De los cinco sindicatos de azafatas y sobrecargos, cuatro son contrarios a la convocatoria, especialmente si se hace en diciembre.

Los pilotos tratan de sumar a su paro contra Iberia Express a los auxiliares
Los pilotos tratan de sumar a su paro contra Iberia Express a los auxiliares

Durante la mañana de hoy se reúne por primera vez el nuevo comité de empresa de vuelo de Iberia salido de las elecciones sindicales de octubre, en el que se encuadran los representantes de los 1.500 pilotos y de los 5.000 TCP. La sección sindical del Sepla en Iberia ha planeado utilizar este significativo encuentro para sacar adelante una convocatoria de huelga conjunta con las azafatas y sobrecargos. El objetivo de las movilizaciones será frenar la creación de Express, la nueva empresa de corto y medio radio de Iberia aprobada por IAG el pasado 6 de octubre. Aunque no ha trascendido el calendario de paros que propondrá el Sepla, es muy probable que afectaría a distintas jornadas del próximo mes de diciembre.

Consultados por CincoDías los principales sindicatos que representan a los tripulantes de cabina, parece improbable que de la reunión de hoy salga ninguna propuesta concreta de movilización, especialmente si afecta a los periodos de vacaciones (puente de la Constitución o Navidades) del próximo diciembre. De las cinco centrales de TCP con representación, solo una apoya sin condiciones la iniciativa de los pilotos.

En Iberia existen dos comités de empresa diferentes que han sido renovados en unos comicios celebrados en octubre último. Uno de ellos representa a los 6.500 trabajadores de vuelo y el otro defiende los intereses de los 15.000 trabajadores de tierra (aeropuertos, servicios centrales, mantenimiento, etc.). El comité de empresa de tierra está dominado por dos sindicatos UGT (con 123 delegados) y CC OO (101). Existen otras siete centrales, pero solo otras cuatro tienen representación significativa: USO, con 28 delegados, Asetma, con 10, CGT, con 12, y CTA, con 24. UGT es contraria a la huelga que plantea el Sepla y CC OO mantiene una postura similar, pero con una menor beligerancia. Los otros sindicatos tienen posiciones distintas, aunque alguno secundaría el paro de los pilotos si llegara a realizarse.

El comité de vuelo de Iberia está compuesto por nueve delegados de pilotos, a través del sindicato Sepla, y 22 delegados elegidos por los TCP, repartidos entre cinco sindicatos: siete de Stavla, cinco de CTA, cinco de Sitcpla, tres de UGT y dos de CC OO. Solo una de las centrales, Stavla, apoyará la iniciativa de los pilotos sin poner ninguna condición. Los representantes de vuelo de UGT no solo son contrarios a la propuesta de Sepla, sino que además denuncian que sus integrantes solo acuden al comité de vuelo "para reclamar apoyo para las huelgas, cuando tienen su convenio y sus elecciones al margen de los TCP". La posición de CC OO, igual que en tierra, se alinea con la de UGT, pero con menor dosis de beligerancia.

Los otros dos sindicatos de azafatas y sobrecargos, Sitcpla y CTA, tienen previsto mantener esta misma mañana un contacto con la dirección del Sepla para evitar que se salga de la reunión del comité de vuelo con imagen de desunión. Su postura es trasladar la propuesta de huelga a sus respectivas asambleas, pero negarse a parar durante el puente de la Constitución o las Navidades.

Plan de contingencia para evitar la movilización

La dirección de Iberia y la de IAG han tardado casi dos años en aprobar el lanzamiento de Express. No obstante, cuando se han decidido a dar el paso lo han hecho pertrechados con un plan de contingencia muy elaborado, cuyo objetivo, en primer lugar, es evitar cualquier movimiento de contestación y, en segundo, neutralizar los efectos de una huelga, si esta llegara a producirse.

La primera pieza del plan fue la elaboración de una batería de argumentos jurídicos que defendieran la legalidad de Express. Una decena de dictámenes han sido encargados a los despachos de Garrigues y Sagardoy y han logrado que hasta hoy los pilotos no hayan presentado una denuncia para demostrar la ilegalidad de la low cost.

En segundo término, han articulado una estrategia para explicar la iniciativa a los medios de comunicación. El peso lo lleva la dirección de relaciones exteriores de Iberia con el apoyo y el asesoramiento de la empresa Estudio de Comunicación. Ante la eventualidad de que finalmente se convoque una huelga, la compañía ha mantenido contactos discretos con Fomento y Aviación Civil sobre los servicios mínimos que pudieran establecerse.

Iberia, en su anterior conflicto con lo pilotos, en julio de 2006, puso en marcha un amplio dispositivo para recolocar con anterioridad a los vuelos a todos los pasajeros afectados por los tres días de huelga.

En el marco actual de escalada de la tensión con el sindicato de pilotos, la dirección de Iberia lanzó la semana pasada una ofensiva para reivindicar su voluntad negociadora con una propuesta al Sepla para elegir de modo conjunto un árbitro que medie en temas irresolubles.

Menguante. Reducción continua de la matriz de Iberia

Plantilla: en los últimos ocho años la matriz de Iberia no ha hecho sino encogerse. En 2004 la plantilla era de 24.600 trabajadores. En 2011 quedan 19.500.

Flota: hace ocho años Iberia volaba con 152 aparatos y ahora lo hace con 101 aviones.

Pilotos: desde el ejercicio de 2004 Iberia no ha contratado un solo piloto. Entonces tenía 1.900 tripulantes y hoy no pasan de 1.548.