La oposición helena se resiste a aceptar por escrito los ajustes

Papademos recibe una de cal y otra de arena en su visita a Bruselas

El primer ministro griego, Lucas Papademos, ha recibido hoy el respaldo de los máximos líderes de las instituciones europeas, en las que también se le ha recordado que sin el compromiso por escrito de todos los partidos políticos del país para cumplir las medidas acordadas no recibirá más ayudas.

Papademos se reunió hoy en Bruselas con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y con el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

El nuevo primer ministro griego defendió en Bruselas a los partidos políticos griegos que, encabezados por el líder del conservador Nueva Democracia, Antonis Samaras, se resisten a aceptar por escrito la aplicación de las medidas de ajuste y las reformas estructurales acordadas.

El compromiso por escrito de los partidos griegos es la condición que exige la troika -compuesta por la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo- para facilitar al país el sexto tramo de ayuda, que asciende a 8.000 millones de euros, y el segundo rescate, que asciende a 130.000 millones hasta 2014.

"No hay ninguna duda de que el nuevo Gobierno griego va a proporcionar este compromiso por escrito" a los socios de la eurozona, afirmó Papademos, pero recalcó que, los líderes de los partidos "ya han expresado a través de sus acciones y su voto de confianza su compromiso" con los objetivos del Ejecutivo que lidera.

La UE y el FMI han bloqueado la entrega del sexto tramo de ayuda a Grecia mientras no reciban por escrito las garantías del Gobierno griego y de todos los partidos políticos de que cumplirán su parte del acuerdo.

Los socios internacionales se han comprometido a financiar a Grecia durante un largo periodo de tiempo, más allá del Ejecutivo actual, por lo que tienen que estar seguros de que el compromiso se respetará sea cual fuere el partido que esté en el poder, explicó.

"Considero que la carta es necesaria para eliminar incertidumbres y ambigüedades sobre las medidas que se tomarán en el futuro por parte de los partidos que podrían estar en el poder", indicó el primer ministro griego.

En todo caso, recalcó, "corresponde a los líderes de los partidos relevantes decidir cómo confirmarán este compromiso".

Barroso se mostró "muy confiado" en que Grecia entregará las garantías exigidas, y subrayó que la UE y el FMI quieren asegurarse de que su apoyo a Atenas tenga un resultado sostenido y sostenible y que no tenga solo el respaldo del Gobierno actual o del de mañana, sino de "futuros gobiernos".

"Esto no es un sprint, es un maratón", recalcó Barroso, al tiempo que calificó la situación de Grecia de "extremadamente seria", "quizás más que en cualquier momento en los últimos 18 meses".

Por eso consideró muy importante que en estas circunstancias todos los partidos griegos "estén unidos en torno a unos objetivos" comunes, que es sacar al país de la crisis.

"Menos política y más compromiso con la implementación es lo que necesitamos", subrayó, al recordar que la labor más inmediata es que se tomen "las medidas necesarias" para el desembolso del sexto tramo.

Van Rompuy indicó, por su parte que el "Eurogrupo debería estar en posición de decidir en su próxima reunión sobre el desembolso del sexto tramo de ayuda a Grecia".

"Muchos esfuerzos se han hecho ya por parte de los griegos, pero se debe hacer más para restaurar la estabilidad, la confianza y el crecimiento", sostuvo el presidente del Consejo Europeo.

Papademos se comprometió a implementar los acuerdos de la cumbre de la eurozona, y reiteró que "la única opción" para Grecia es permanecer en el euro.

Por ello, dijo, su gobierno "prevé promover más medidas", particularmente en el área de las reformas para mejorar la competitividad, la actividad económica y la creación de empleos.

El ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, aseguró el viernes que no se aplicarán adicionales recortes de sueldos y pensiones, ni tampoco se subirán los impuestos.