Las primas de riesgo se disparan