Les autoriza a través de una orden

Un juez permite a los 'indignados' de Nueva York volver a la plaza de Manhattan

Con todo, el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, ha anunciado que mantendrá cerrada la céntrica plaza de donde fue desalojado el movimiento Ocupa Wall Street mientras estudia la orden judicial que les permite volver a acampar en ella.

Bloomberg, que ha indicado que él mismo ordenó a la Policía el desalojo la pasada madrugada de la plaza Zuccotti, explica que las autoridades de la ciudad esperan conocer los detalles de la orden judicial para poder reabrir el lugar, momento en el que los indignados podrán volver allí pero "sin tiendas de campaña ni sacos de dormir".

Los representantes legales de los indignados han logrado que un juez de Manhattan dictara una orden que les permite regresar al lugar con sus pertenencias a la espera de que se celebre una vista para evaluar el caso y que ha sido convocada para este mismo martes.

El alcalde ha dicho que desconoce por el momento los pormenores de la orden, pero aseguró que la ciudad ha decidido mantener cerrada la plaza, aunque estaba preparada para reabrirla al público y los indignados, algo para lo que ahora habrá que esperar.

"La decisión fue mía y sólo mía", ha afirmado ante la prensa el alcalde, quien estaba acompañado por el jefe de la Policía de Nueva York, Raymond Kelly, y quien cifra en alrededor de 200 los detenidos la pasada madrugada durante el desalojo de un recinto en el que aseguró que los manifestantes estaban "violando la ley".

Bloomberg explica que decidió evacuar la plaza porque ésta se estaba convirtiendo "en un lugar en el que las personas no venían a protestar, sino a violar las leyes y, en algunos casos, a hacer daño a otras personas", ya que "algunos negocios habían recibido amenazas" y los vecinos temían "por su calidad de vida".

"La mayoría de los manifestantes han sido pacíficos y responsables, pero una minoría desafortunada no lo han sido y, mientras el número de manifestantes ha crecido, se ha creado una situación insoportable", explicó el multimillonario alcalde, que subrayó que ahora los "indignados" deberán ocupar el espacio "solo con el poder de sus argumentos".

Bloomberg ha señalado que las leyes de la ciudad y la normativa que regula concretamente el parque Zuccotti indican que el espacio debe estar abierto las 24 horas del día "para el disfrute pasivo del público", algo que era imposible desde que se plantó el campamento del movimiento Ocupa Wall Street ahora hace dos meses.

El desalojo se inició hacia las 01:20 hora local (06:20 GMT), cuando la policía comenzó a desplegar camiones en esa zona, mientras se cerraba al tráfico el puente de Brooklyn, que une ese distrito con el de Manhattan, al igual que algunas estaciones de metro de la zona.

Pocos minutos después, varios helicópteros de la Policía neoyorquina sobrevolaban la zona y al área llegaron centenares de policías, que impedían el acceso de la prensa a la plaza, e iniciaron el desalojo, lo que dio lugar a enfrentamientos que condujeron a la detención de varios centenares de personas.

Entre los detenidos, se encontraba el concejal demócrata de origen dominicano Ydanis Rodríguez, que sufrió "una herida en la cabeza", según informaron los responsables del movimiento Ocupa Wall Street y que corroboró el concejal Jumaane Williams a través de Twitter.

Mientras el alcalde comparecía ante la de prensa, los indignados se han reunido en otro lugar del Bajo Manhattan y ya marchan por la céntrica calle Canal en protesta por el desalojo.

"La plaza de la Libertad (nombre que han dado al recinto) ha sido desalojada, pero no se ha derrotado su espíritu. Hoy somos más fuertes que ayer y mañana seremos todavía más fuertes", ha indicado el movimiento Ocupa Wall Street en un comunicado en el que llamaron a los neoyorquinos a unírseles en su marcha por las calles de Nueva York.