El nuevo primer ministro promete sacar al país de la situación de emergencia y devolverle la "dignidad"

Monti toma las riendas de Italia en las horas más críticas para el futuro de la eurozona

El ex comisario europeo Mario Monti aceptó ayer el encargo de ser primer ministro de Italia. Con el apoyo de la mayoría de fuerzas políticas, liderará un Ejecutivo de tecnócratas hasta finales de 2013 y deberá sacar adelante las reformas que salven al país de la suspensión de pagos. Eliminado Silvio Berlusconi de la ecuación, empieza la hora de la verdad para Italia... y también para Europa.

Monti toma las riendas de Italia en las horas más críticas para el futuro de la eurozona
Monti toma las riendas de Italia en las horas más críticas para el futuro de la eurozona

Ni los casos de corrupción, ni las clamorosas irregularidades en su emporio empresarial, ni su torpeza diplomática, ni las escandalosas bacanales con velinas y prostitutas; al final han sido los mercados los que han tumbado al otrora todopoderoso Silvio Berlusconi. El presidente de la república, Giorgio Napolitano, encargó ayer al economista Mario Monti (Varese, 1943) la formación de un nuevo Gobierno y éste aceptó "con reserva", como dicta la normativa. Monti tendrá que presentar ahora su equipo de Gobierno y lograr el apoyo del Parlamento, algo de lo que ya se encargó ayer Napolitano. Monti hizo una breve comparecencia en la que aseguró que "Italia puede superar la situación de emergencia con el esfuerzo común" y se comprometió a dar forma a su nuebvo Gobierno "a la mayor brevedad", sin dar más detalles. Monti se comprometió a que Italia emprenda "de nuevo el camino del crecimiento" y a devolver al país "un futuro concreto de dignidad y esperanza". Monti dirigirá un Gobierno de tecnócratas hasta que concluya la legislatura, a finales de 2013 y su objetivo será llevar realizar el paquete de reformas, incluido en los presupuestos para 2012 y que fue aprobado el viernes por el Senado. El objetivo primordial, evitar que Italia entre en suspensión de pagos, dinamitando la eurozona.

A última hora de la tarde concluía una jornada maratoniana, que había comenzado con Monti haciéndose el esquivo. "Hoy es un hermoso día", se limitó a comentar ante el asedio de la prensa en Roma. Mientras tanto, en el Quirinale, la residencia oficial del presidente, los líderes políticos iban aceptando el cambio de era. Por la tarde, Napolitano convocó a Monti para que asumiera su nueva responsabilidad. Y éste aceptó. ¿El fin de la era Berlusconi? Es la tercera vez que Il Cavaliere es descabalgado desde que asumió el poder por primera ocasión en 1994. Y, de nuevo, promete regresar a la política, aunque ahora sí que parece su salida definitiva. Su propio partido, el PDL, le ha dado la espalda. Su delfín, Angelino Alfano, se ha apresurado ha dar su apoyo a Mario Monti y decantarse por la formación de un gobierno tecnócrata, sin injerencias políticas. De hecho, el presidente Napolitano ha llamado a la unidad en torno a Monti, para que éste pueda gobernar "ajeno" a las presiones políticas. Así pues, Ciao a Berlusconi, pero el drama italiano está lejos de haber concluido.

El desafío es de envergadura, pero Monti, rector durante años de la prestigiosa Universidad de Bocconi (Milán), representa una filosofía económica de corte liberal que encaja perfectamente con la tesis dominante de austeridad que se ha impuesto desde Alemania. Monti deberá desactivar una bomba de relojería, el insostenible ascenso de los tipos de interés exigidos a la renta pública, que amenaza con hacer saltar por los aires a Italia y por añadidura a España, Francia y, en definitiva, el sueño del euro. La deuda italiana asciende a 1,9 billones de euros, un porcentaje sobre PIB de casi el 120% que deja al país como el segundo más endeudado de Europa, por detrás de Grecia. El volumen equivale a cuatro veces la deuda de Lehman Brothers y 20 veces la de la Argentina de 2001, los dos últimos hitos en materia de suspensión de pagos. Si bien hay un pequeño margen, pues no hay vencimientos hasta el año que viene, lo cierto es que Italia deberá encontrar en los próximos dos años compradores para unos 400.000 millones de deuda y no está claro que lo vaya a conseguir. Pero esta en el interés de Europa que lo consiga.

La era Berlusconi concluye con un suspenso mayúsculo en los mercados. La Bolsa de Milán retrocede más de un 24% en lo que va de año. Es de largo el índice bursátil más castigado de todas las grandes plazas financieras. Los valores financieros son los más afectados por la debacle: Banco Popolare cede un 57,8%; Banca Popolare di Milano, un 54,8%; Unicredit, un 46,6%; Intesa San Paolo, un 32%... La propia Mediaset de Berlusconi cede un 50,6% desde enero.

En definitiva, las circunstancias de mercado son extraordinariamente difíciles, pese a la emergente figura de Monti. Por eso, la Consob, el organismo que supervisa los mercados de valores italianos, ha decidido prorrogar hasta el próximo 15 de enero la prohibición que pesa desde agosto de incrementar o crear posiciones cortas (apuestas bajistas) sobre los valores financieros cotizados en la Bolsa italiana. Adicionalmente, la Consob ha prohibido la posibilidad de hacer ventas cortas al descubierto sobre cualquier valor italiano. Las ventas cortas consisten en tomar prestado un valor, venderlo y recomprarlo luego para devolverlo una vez que su precio haya caído. Estas ventas cortas se llaman descubiertas cuando en la venta inicial ni siquiera se posee el valor; esto es posible porque entre la operación y su formalización efectiva suelen transcurrir uno o dos días de margen que los especuladores aprovechan para conseguir el valor que previamente han vendido sin poseerlo. Esta arriesgada práctica, que siempre ha estado prohibida en España, ya no se podrá hacer tampoco en el mercado italiano.

Subasta a cinco años

Para el nuevo primer ministro hoy llegará la primera prueba de fuego directa con una subasta de deuda pública por importe de 3.000 millones de euros en bonos con vencimiento en cinco años. Los inversores dictarán sentencia sobre los cambios operados en el país transalpino. La prima de riesgo soberana, medida como el diferencial entre los intereses exigidos a Italia respecto a los de Alemania, se sitúa en 456 puntos básicos y esta misma semana ha llegado a estar en 550 puntos, desatando el pánico en los Gobiernos de toda la eurozona. La curva de tipos de la deuda italiana es propia de un país en estado de derribo: del 4,8% exigido a las letras a tres meses al 7,1% de los bonos a 30 años. Los precios de mercado descuentan ya una quita del 12% en la deuda a 10 años. Italia intenta evitar a toda costa tener que recurrir al fondo de rescate europeo (EFSF), en sus siglas en inglés). Este fondo está dotado con 440.000 millones, pero de esa cantidad la mitad ya se ha empleado en rescatar a Grecia, Irlanda y Portugal.

En resumen, los fondos europeos son absolutamente insuficientes para salvar a Italia. Por otra parte, los rescates efectuados hasta la fecha no han ejercido en absoluto un efecto balsámico en los mercados. Antes bien, ha sido al contrario. El rendimiento exigido a la deuda griega a 10 años -la referencia para el mercado- ha pasado del inasumible 11% que registraba antes del rescate, a un absolutamente inasumible 27%. En el caso irlandés, la presión no ha cedido ni un milímetro, ya que ha pasado del 7% al 8,2%. El último caso, el de Portugal, tampoco ofrece ningún dato esperanzador, ya que el rendimiento exigido ha pasado del 8% al 11,6%. En conclusión, el rescate puede impedir la suspensión de pagos, pero sigue manteniendo a los países intervenidos en una situación completamente insostenible.

La cifra

240% es el sobrecoste que tiene que pagar Italia por colocar su deuda respecto a Alemania. España no se queda muy lejos, paga un 211% más.

¿En qué consisten las reformas?

Pensiones. La edad de jubilación para hombres y mujeres se eleva hasta los 67 años a partir del año 2026.

Privatizaciones. El Estado procederá a vender activos públicos durante tres años con el objetivo de captar un mínimo de 5.000 millones al año. Los ingresos se emplearán para reducir el endeudamiento del Estado o financiar proyectos de infraestructuras.

Liberalizaciones. En tres meses se liberalizará el sector público de suministro de agua; en seis, el de tratamiento de aguas residuales; en nueve, el transporte público, y en un año, las farmacias. Las barreras de entrada en algunos sectores profesionales como el de la abogacía serán rebajadas. De la misma forma, la regulación del sector de seguros y de los servicios públicos, como el del suministro del gas, será reducida.

Límite de deuda. Siguiendo la estela de España, se fijará el límite de deuda en una reforma constitucional prevista para junio de 2012.

Mercado laboral. Este mismo año se acometerán reformas para fomentar el empleo a tiempo parcial, juvenil y de áreas rurales. Se rebajará la protección por despido en los contratos indefinidos (previsto para mayo de 2012).

Funcionarios. Se reducirá el número de empleados públicos (una reforma prevista para finales de 2012), que podrán ser despedidos, y se flexibilizarán los horarios y las tareas a realizar. Todas las tareas públicas estarán sujetas a revisión sobre su correcto funcionamiento.

Sistema judicial. La duración de los casos civiles se recortará en un 20%. Se creará una base nacional de datos, que deberá estar lista para finales de abril.

Infraestructuras. El Gobierno elevará los gastos en infraestructuras en el sur de Italia para impulsar la región. Los empresarios tendrán incentivos fiscales.