John Lomax. Responsable de estrategia global de emergentes de HSBC

"Europa no sufrirá ni ruptura del euro ni una recesión grave"

El experto prevé un PIB plano en la zona euro en 2012 y un alza del 5,9% en emergentes

"Europa no sufrirá ni ruptura del euro ni una recesión grave"
"Europa no sufrirá ni ruptura del euro ni una recesión grave"

Es una opinión personal, pero estoy plenamente convencido de que Europa hallará finalmente una solución que funcione". Así de optimista se muestra el responsable de estrategia global de emergentes de HSBC, John Lomax, que no contempla como escenario más probable la ruptura del euro o una recesión profunda en la zona. "Hay un incentivo muy claro para que eso suceda, que consiste en que si la zona euro se colapsa, todos sin excepción saldrán perdiendo". Lomax ve una oportunidad de inversión importante en Bolsa, sobre todo en los emergentes, con un recorrido potencial del 30% en un año. Sus países preferidos son China, Rusia y Turquía.

¿Cuál sería el impacto del colapso del euro en los países emergentes?

"Si el euro colapsa, todos pierden sin excepción"

Lo primero que hay que decir es que el colapso del euro es solo una teoría. Nosotros estamos esperando un crecimiento mundial del 2,5% en 2012, con un crecimiento plano para la eurozona. Los mercados están reflejando ahora mismo unos problemas muy graves en la eurozona, mientras que nuestro escenario principal es que Europa no sufrirá una ruptura del euro ni una recesión grave. Si se cumple nuestra previsión de un lento proceso de curación, los mercados lo pueden hacer muy bien, particularmente los emergentes.

A pesar de los problemas de Grecia e Italia...

Veo los problemas de la eurozona como el dilema del prisionero: hay una solución colectiva ahí fuera, pero ningún país tiene un incentivo para colaborar hasta que no se ve al borde del precipicio. Hay mucho ruido, pero de forma muy, muy, muy lenta se van haciendo las cosas. No es algo que cambie rápidamente. Pero hay un incentivo muy claro para que eso suceda, que consiste en que si la zona euro se colapsa, todos sin excepción saldrán perdiendo.

Los países emergentes no parecen muy dispuestos a ayudar a Europa. Así quedó de manifiesto en la última reunión del G-20.

La cuestión es por qué tendrían que ayudar si los países emergentes tienen todavía un PIB per cápita muy inferior al de los europeos. De todos modos, hay grandes reservas en divisas que podrían ser canalizadas hacia Europa. China, por ejemplo, tiene tres billones de dólares en reservas que podrían ser dirigidas hacia Europa si la eurozona diera con un marco institucional adecuado.

¿En qué consistiría ese marco institucional?

El principal problema de invertir en una cartera de bonos de la eurozona es que el riesgo de crédito no está claro. Si la eurozona creara un entorno en el que el riesgo de crédito fuera más transparente, los países emergentes apostarían por la eurozona. Es una opinión personal, pero estoy plenamente convencido de que Europa hallará finalmente una solución que funcione. Hay un fuerte incentivo para solucionar estos problemas.

¿Cuál será el papel de las economías emergentes?

Los países emergentes representarán la mayor parte del crecimiento mundial durante la próxima década, tienen mejores dinámicas demográficas y están poco endeudados. Hemos rebajado nuestras previsiones de crecimiento para 2012 en todas las regiones, pero mientras que para el mundo desarrollado esperamos un crecimiento medio del 2,5%, para los emergentes anticipamos una expansión del 5,9%.

Dentro del mundo emergente, ¿cuáles son sus preferencias?

Nos estamos centrado en China, Rusia y Turquía. El principal obstáculo para los países emergentes ha sido la inflación, un gran problema durante los últimos dos años, que ahora ha desaparecido, pero solo momentáneamente. Las políticas expansivas de EE UU y la zona euro están exportando inflación hacia las economías emergentes, lo que volverá a provocar problemas.

En esas circunstancias, ¿qué es lo que le atrae de China?

Un punto muy interesante es que la Bolsa china está muy barata. Nuestra previsión es que la economía sufrirá un aterrizaje suave, anticipamos un crecimiento del 9% en 2011 y del 8,5% para 2012. China está afectada por la crisis económica mundial, pero menos de lo que pudo ser en 2008, porque el peso de las exportaciones en el PIB ha bajado del 8% al 3%. El segundo punto es el consumo doméstico, que es muy fuerte ahora. Por último, hay cerca de 100.000 proyectos de infraestructura en marcha, que atraerán inversiones. Si estuviéramos equivocados en nuestras proyecciones sobre el crecimiento, hay un amplio margen en política monetaria y fiscal para apoyar a la economía.

¿Cuáles son las fortalezas de Rusia y Turquía?

Rusia es una inversión táctica, no te protegería contra una ruptura de la eurozona, pero en un escenario como el que manejamos, con un entorno de baja inflación, es el momento ideal para estar allí. Por otra parte, Turquía es un lugar extraordinariamente interesante para estar en estos momentos. Es una clásica historia emergente de buenas dinámicas demográficas, una clase media muy pujante, con unas ratios de consumo al alza. Hay que reseñar que Turquía ha sido de forma consistente el mejor mercado emergente en el mes de diciembre desde el año 1995. El retorno medio que aporta durante el mes de diciembre es de un 9%. Turquía ha liderado las rentabilidades en diciembre en cuatro ocasiones desde esa fecha y ha sido el segundo mejor mercado en otras dos.

Rendimientos potenciales del 30%

John Lomax considera que las economías emergentes son una apuesta ganadora en el momento actual. "Hay potencial para una importante subida en los mercados de renta variable emergente", asegura el estratega de HSBC. "Hay un riesgo claro de que la economía mundial vaya peor de lo que esperamos", reconoce Lomax. "Pero si las proyecciones de los analistas, que estiman unos crecimientos de los beneficios corporativos del 12%, se cumplen, hay margen para una revalorización del 30%", concluye este experto.

A juzgar por las dinámicas actuales, con fuertes salidas de flujos de capital fuera de los mercados emergentes, la previsión de Lomax podría parecer aventurada. Pero él lo aclara: "Históricamente, cuando hay grandes flujos saliendo de los emergentes, el año siguiente es un gran año bursátil. Por eso, yo utilizo estas corrientes de liquidez como un indicador de sentimiento de mercado". Contra lo que indica la intuición, la apuesta de Lomax no es por valores defensivos, como bienes de consumo o telecos, que "están demasiado caros". Sus opciones pasan por energéticas, financieras y materiales básicos".