El PIB avanzó un 0,8% en tasa interanual

Crecimiento nulo en el tercer trimestre

La ralentización del segundo trimestre ha dado paso a un estancamiento de la economía española en el tercer trimestre del año. El PIB echó el freno y registró un crecimiento nulo, frente al avance del 0,2% del trimestre anterior. En tasa interanual creció un 0,8%, igual que en el trimestre precedente, según el avance trimestral de Contabilidad Nacional, con la nueva base 2008, publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Ha llegado el estancamiento. El agravamiento de la crisis de deuda en Europa y la debilidad que muestra la demanda nacional ha llevado al PIB español a un crecimiento cero en el tercer trimestre del año. Lejos queda ya la incipiente recuperación de principios de año. Ahora, la amenaza es la recaída en la recesión.

En los meses centrales del año, la economía española se desaceleró dos décimas y registró una tasa de variación intertrimestral nula. El avance interanual se situó en el 0,8%. Cabe destacar el cambio de la base de la Contabilidad Nacional -las estimaciones se han elaborado con la nueva base 2008-, lo que ha modificado algunos de los datos del PIB ya difundidos, generalmente al alza. Uno de ellos ha sido la tasa interanual del segundo trimestre de este año, que ha pasado del 0,7% publicado inicialmente al 0,8%.

Según Estadística, el tercer trimestre estuvo marcado de nuevo por una "elevada aportación" de la demanda externa al crecimiento, que se mantiene como principal soporte de la economía, lo que compensó parcialmente la a contribución negativa de la demanda nacional. En el caso de España,

El estancamiento intertrimestral del PIB en el tercer trimestre se produce después de seis trimestres consecutivos de crecimiento económico -con la nueva base, el PIB avanzó un 0,1% en el tercer trimestre de 2010-, mientras que en tasa interanual el PIB acumula ya cinco trimestres en positivo.

El parón económico está afectando a todas las economías de la zona euro. Precisamente ayer, Bruselas revisó drásticamente a la baja las previsiones de crecimiento de la UE para el próximo año y prevé una nueva recesión. En el caso de España, rebajó al 0,7% la previsión de crecimiento en 2011 y 2012 (frente al 0,8% y el 1,5% que había previsto en primavera). Además, pronosticó que la economía española se contraerá un 0,1% en el cuarto trimestre para mantenerse estancada en los primeros meses de 2012.

Los datos del INE coinciden coinciden prácticamente con los estimados por el Banco de España que, en su último Boletín Económico, apuntaba a un crecimiento nulo entre julio y septiembre y un avance del 0,7% interanual, si bien precisaba que la nueva base de la Contabilidad Nacional podría modificar estas previsiones, como así ha sido finalmente en el caso de la tasa interanual.

De acuerdo con el organismo que preside Miguel Ángel Fernández Ordóñez, la demanda interna habría experimentado un nuevo retroceso en el tercer trimestre, con una aportación negativa del 0,8%, reflejando la contracción de los componentes públicos del gasto y la trayectoria todavía descendente de la inversión residencial, mientras que el consumo de los hogares y la inversión empresarial mostraron pequeños avances.

En cambio, la demanda exterior amplió su contribución al crecimiento del PIB, hasta el 0,8%, gracias al dinamismo de las exportaciones de bienes y del turismo.