¿Interesa al pequeño inversor el producto que comercializará la caja de ahorros?

Las 10 claves de los bonos al 7,5% que ofrece La Caixa

La Caixa juega duro. Ofrece obligaciones subordinadas con una rentabilidad anual del 7,5%. ¿Son interesantes para los pequeños inversores?

Sede de La Caixa en Barcelona
Sede de La Caixa en Barcelona

Pagarés, superdepósitos, bonos normales y también bonos subordinados. De este último tipo, La Caixa se propone vender 1.500 millones de euros, ampliables a 3.000, hasta el 12 de diciembre de 2011. El vencimiento es a cinco años y los potenciales inversores son sus clientes de toda la vida. A continuación, se exponen 10 preguntas para saber hasta qué punto interesan.

1 ¿Qué rentabilidad ofrecen?

Prometen un 7,5% anual nominal, con pagos trimestrales, su Tasa Anual Equivalente (TAE) es del 7,71%. Este rendimiento es superior a la que ofrece cualquier depósito o pagaré que se venda actualmente.

2 ¿Cuándo y dónde se pueden comprar?

Desde el lunes 14 noviembre hasta el próximo 12 de diciembre. Sin embargo, la entidad se reserva el derecho al cerrar el periodo antes de plazo en caso de suscripción anticipada incluyendo la ampliación de la emisión. Se podrán solicitar en cualquier oficina de La Caixa.

3 ¿Cuál es el importe mínimo de contratación?

Cada bono tiene un nominal de 1.000 euros, pero la inversión mínima es de 6.000 euros, por lo tanto cada inversor tendrá que comprar seis bonos como mínimo.

4 ¿Tienen algo que ver con las obligaciones necesariamente convertibles en acciones?

Los bonos subordinados al 7,5%, a diferencia de las obligaciones necesariamente convertibles, no se transformarán en acciones y por lo tanto no dependerán de la evolución en Bolsa de Caixabank. Los que vende La Caixa ahora son renta fija pura y dura.

5 ¿En qué se diferencian de las participaciones preferentes?

La deuda es subordinada; es decir, en caso de liquidación, insolvencias o insuficiencia patrimonial del emisor por detrás de todos los acreedores privilegiados y comunes y al mismo nivel que el resto de los acreedores subordinados (incluidos los de participaciones preferentes). Pero los bonos subordinados tienen una fecha de vencimiento, a diferencia de las preferentes, que son perpetuas, y el pago de la rentabilidad no está condicionado a la obtención de beneficios.

6 ¿Existe riesgo de perder el dinero?

Al vencimiento, salvo quiebra del emisor, los inversores recibirán todo el dinero inicial y se habrán embolsado además los intereses correspondientes.

7 ¿En qué se diferencian de un depósito?

Su rentabilidad es notablemente superior a las de las imposiciones a plazo fijo, que dan en torno a un 4% a un año y levemente por encima si es a más plazo. Las diferencias básicas son tres. Primera, el plazo, que es más largo. Segunda, la liquidez: para recuperar el dinero hay que vender los bonos en el mercado secundario y no se asegura el precio de compra. Y tercera, que los bonos no están bajo la protección del fondo de garantía de depósitos, que garantiza hasta 100.000 euros por entidad y cliente en caso de quiebra.

8 ¿Por qué realiza La Caixa una oferta tan agresiva?

Con esta emisión conseguirá hasta 3.000 millones de euros de liquidez a un plazo de tiempo largo (cinco años), cuando el mercado mayorista está cerrado. Reforzará además su ratio de capital suplementario (Tier 2) y fidelizará a sus clientes con un producto muy atractivo desde el punto de vista de la rentabilidad sin tener que pagar penalización al fondo de garantía de depósitos.

9 ¿Es un producto nuevo en el mercado español?

No, ya se han hecho emisiones de este tipo. Las últimas realizadas por Popular, en julio y septiembre pasados, pero eran a 10 años y ofrecían el 8% y el 8,25% respectivamente.

10 La inversión inicial se recuperará a finales de enero de 2017, pero ¿qué pasa si se necesita antes el dinero?

Los bonos se podrán vender en el mercado secundario, pues cotizarán en AIAF, el mercado español de renta fija privada. El eventual problema es que el precio de los bonos haya caído y el inversor no pueda recuperar el 100% de la inversión. Los bonos colocados por Popular en julio cotizan alrededor de un 10% por debajo de su precio de colocación.