Proyecto tecnológico

Cómo jugar a ser farmacéutico... sin poner en riesgo el patrimonio

Cómo jugar a ser farmacéutico... sin poner en riesgo el patrimonio
Cómo jugar a ser farmacéutico... sin poner en riesgo el patrimonio

La rentabilidad de las farmacias está cayendo, y mucho, a tenor de la contracción del consumo y al añadido recorte de la factura farmacéutica del Gobierno, que ha aprobado en los dos últimos años tres decretos para reducir el gasto en unos 5.000 millones.

Los gurús del management llevan repitiendo desde que asomó la crisis en 2008 que de los malos tiempos se sale con ideas nuevas, emprendiendo. Algo fácil de decir, pero complicado de conseguir, especialmente para los que empiezan.

Esa es precisamente la idea sobre la que el grupo Cofares ha desarrollado el primer juego de simulación empresarial para el sector farmacéutico: para que los más jóvenes experimenten en terreno virtual las consecuencias de las decisiones que tomarán luego en la vida real.

"Cofares Pharmagame es un juego que emplea la metodología de las escuelas de negocio: se propone un caso y se va resolviendo", apuntó la responsable de marketing de Cofares, Silvia Sobrín. Se trata de una competición de equipos formados por farmacéuticos (tres estudiantes y un titular de farmacia) donde adquirir una experiencia práctica, actualizada y realista. Los jugadores se enfrentarán a situaciones reales: desde decidir si el local se alquila o compra hasta pensar posibles reformas o tomar decisiones sobre la disposición del lineal de productos, pasando por la gestión de marcas o la reacción antes el cambio de preferencias de los clientes.

El proyecto, en el que han participado varios laboratorios farmacéuticos, así como el IESE y Telefónica, pretende ser "un nexo de unión entre farmacia, distribución, industria y universidad". La competición entre equipos empezará en febrero, y en julio se celebrará en directo la final, con 12.000 euros en metálico de premio para los ganadores.

Los responsables del proyecto confían en que el juego servirá para atraer gente joven a una profesión con fama de ser cerrada. Tal y como admitió en la presentación el presidente de Cofares, Carlos González Bosch, el 60% de los estudiantes de farmacia tienen familiares en la profesión.

Un programa de formación en red 2.0

El simulador desarrollado por Cofares puede considerarse, además de una herramienta para que los estudiantes experimenten sin riesgos las características del negocio del que pretenden formar parte, un programa de formación para los profesionales activos. Apoyado en las redes sociales, Pharmagame está diseñado para ofrecer "sorpresas" y "escenarios reales" con los que muchos empleados de farmacias (especialmente los más jóvenes) no se habrán encontrado todavía. La repercusión de los recortes de la factura farmacéutica llevados a cabo por el Gobierno podría ser una de esas situaciones.