El 77,3% de los contenidos digitales consumidos en España es ilegal

La industria culpa del crecimiento de la piratería al retraso de la 'ley Sinde'

La industria de los contenidos aseguró ayer que las descargas ilegales siguen creciendo en España. Según los últimos datos, la tasa de piratería alcanzó en el primer semestre del año el 77,3% de los contenidos digitales. La coalición de creadores, que destacó que solo el 2% del consumo de música es legal y la mitad de los libros consumidos son piratas, culpó de ello al retraso de la aprobación de la llamada ley Sinde.

Ángeles González-Sinde
Ángeles González-Sinde

La demora en la aplicación de una normativa eficaz que ataje la vulneración de los derechos de propiedad intelectual mantiene el crecimiento de la tasa de piratería en España, que hasta junio creció en un 0,4%, según argumentó ayer el director de la Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos, José Manuel Tourné. Este explicó que de todos los contenidos digitales que se consumieron en España en el primer semestre de 2011, el 77,3% era pirata. En ese periodo, dijo, el volumen económico de lo pirateado ascendió a 5.229,4 millones de euros, casi cuatro veces más que el valor del consumo legal.

Según los datos del Observatorio de Piratería, elaborado por la consultora IDC a instancia de la Coalición de Creadores, el sector del libro es el que registró un mayor incremento en su tasa de piratería, un 40,46% respecto al primer semestre de 2010, hasta alcanzar el 49,3%. "La mitad de los libros consumidos son ya piratas", criticó Tourné, que reclamó una rápida implantación de la ley Sinde, que permitirá el cierre de páginas web de descargas ilegales con autorización judicial y que está en trámite de consulta en el Consejo de Estado, "para poner coto a esta sangría".

Ante el inminente proceso electoral y las dudas que han surgido sobre si el reglamento que desarrolla esta norma será finalmente aprobado por el Gobierno de Zapatero o por el próximo ejecutivo, Tourné reconoció que no saben cuándo se va a aprobar, pero recordó "que la ley gozó del respaldo del PSOE, PP y CiU, y es de esperar que se apruebe en cualquier momento".

Respecto al resto de sectores culturales, la tasa de piratería alcanzó el 98,2% en música, el 74% en cine y el 61,7% en videojuegos. La Coalición señaló que entre julio de 2010 y junio de 2011 el valor económico del conjunto de contenidos pirateados equivalió a casi 10.791 millones de euros, un 25% más que el anterior periodo anual. Los responsables del informe aseguraron que, a tenor de esos datos, las arcas del Estado dejaron de ingresar un valor aproximado de 2.000 millones de euros en términos anuales en concepto de IVA e impuesto de sociedades.

Oferta legal

Tourné, que reclamó la urgente constitución de la comisión de propiedad intelectual que debe comenzar a tramitar las denuncias pertinentes, volvió a insistir en que con las cifras de piratería en la mano "resulta extremadamente complejo el desarrollo de cualquier oferta legal de contenidos en internet". En este sentido, el director de la Coalición citó el ejemplo del portal de descargas de Telefónica, PixBox, que se vio obligado a cerrar porque los resultados económicos no funcionaban. "Y lo mismo ha pasado con otras tiendas legales como MediaXpress y Yo-decido, o con Netflix, que tras decir que iba a venir a España ha retrasado su entrada en nuestro país".

Aun así, Rafael Achaerandio, director de análisis de la consultora IDC en España, advirtió durante la presentación que el mercado legal digital crece, "aunque ciertamente lo hace muy poco". El experto también reconoció que hay personas entre las 3.000 que han participado en la encuesta que han señalado que estarían dispuestas a pagar, seguramente si hubiera una oferta legal que les convenciera. "Eso nos demuestra", añade Achaerandio, "que hay una parte convertible, que hay espacio para un mercado legal si se pone coto a la piratería". Algo que, según Tourné, habría pasado en Suecia, donde tras implementar recientemente una directiva europea sobre propiedad intelectual, "la piratería se redujo en un 25%.

La música online facturará este año 4.558 millones en todo el mundo

Mientras la industria española de los contenidos daba los datos sobre piratería (su estudio se ciñe a consumidores de 16 a 55 años y excluye la televisión en abierto y el streaming gratuito), Gartner reveló que los ingresos mundiales de la música online se incrementarán un 7% este año, hasta los 6.334 millones de dólares (4.558 millones de euros). Según la consultora, servicios digitales como Spotify, Lastfm.com, Pandora o la tienda iTunes de Apple ganan fuerza.

Gartner advierte que la industria musical atraviesa un mal momento financiero, pues las ventas de CD seguirán cayendo y no podrán ser compensadas por las ventas digitales. La consultora añade que las discográficas se enfrentan a un poderoso conjunto de intermediarios, que están creando "sistemas globales sin fronteras que desafían las nociones anteriores de la industria de control y monetización". "La industria de la música fue el primer sector de los medios en sentir el impacto de dos grandes fuerzas: internet y consumidores fortalecidos por la tecnología", dijo el analista de Gartner Mark McGuire. Este asegura que la industria de la música, que está recaudando más dinero con la música en directo, lucha por adaptarse al cambio de comportamiento de los consumidores, pero aún no lo ha logrado.

Para 2012, Gartner prevé que el gasto en música onlines suba a 6.797,6 millones de dólares. Una cifra que se elevará hasta los 7.728,6 millones en 2015, gracias a los servicios de suscripción, de descarga y servicios de personalización. Para ese año, el gasto en CD y otros formatos musicales físicos caerá a unos 10.000 millones de dólares, desde 15.000 millones de 2010.

Por sectores

Pérdidas en todas las áreas:

- Música: vuelve a ser el sector que más sufre, según el estudio. El 98,2% de los contenidos musicales consumidos carecían de autorización y el valor de lo pirateado ascendió a más de 2.700 millones.

- Videojuegos: pese a tener una tasa de piratería del 61,7%, más que en el sector del libro, el volumen económico pirateado en esa industria es menor que en la de los libros: 299,2 millones por 793 millones en esta última.