Cuando se aprueben las reformas

Napolitano afirma que no hay dudas sobre el anuncio de dimisión de Berlusconi

El jefe del Estado italiano ha afirmado que en su país no va a haber, en ningún caso, un "prolongado periodo" de inactividad gubernamental o parlamentaria.

El presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, afirmó hoy que no hay ningún tipo de duda sobre la dimisión del primer ministro, Silvio Berlusconi, una vez que el Parlamento de Italia apruebe las primeras reformas económicas prometidas a la Unión Europea (UE). Mediante una nota, el jefe del Estado afirmó que en Italia no va a haber, en ningún caso, un "prolongado periodo" de inactividad gubernamental o parlamentaria, después de que la incertidumbre en el mercado secundario llevaran a los bonos italianos a 10 años a superar hoy la barrera psicológica del 7% de rentabilidad.

"No existe ninguna duda sobre la decisión del presidente del Gobierno, Silvio Berlusconi, de presentar su dimisión del Ejecutivo por él presidido. Tal decisión se hará operativa con la aprobación en el Parlamento de la ley de presupuestos para 2012", afirmó Napolitano. "Son del todo infundados los temores de que pueda producirse en Italia un prolongado periodo de inactividad gubernamental y parlamentaria, siendo, de todos modos, posible, en cualquier momento, la posibilidad de adoptar, si es necesario, medidas de urgencia", agregó.

Napolitano justificó de modo explícito su declaración oficial para hacer frente a las "presiones de los mercados financieros" sobre los títulos de deuda pública italianos, que hoy, dijo, "han tocado niveles alarmantes". El presidente de la República italiana explicó que esa ley de presupuestos de 2012, en la que se incluirá la enmienda con las primeras reformas económicas aprobada ya por el Ejecutivo, será ratificada por el Parlamento "en el transcurso de algunos días", tras lo que Berlusconi formalizará su dimisión.

"Se llevarán a cabo entonces inmediatamente y con la máxima rapidez las consultas por parte del presidente de la República para dar solución a la crisis de Gobierno posterior a la dimisión de Berlusconi", dijo Napolitano. "Por lo tanto, en un breve plazo de tiempo o se formará un nuevo Gobierno que pueda, con la confianza del Parlamento, tomar cualquier ulterior decisión que sea necesaria o se disolverá el Parlamento para dar enseguida inicio a una campaña electoral que se desarrolle en el plazo más breve posible", agregó.

Después de constatar ayer que había perdido la mayoría absoluta en la Cámara baja, Berlusconi anunció su compromiso de dimitir, pero esta promesa no parece haber sido suficiente para los mercados, donde hoy la prima de riesgo de la deuda italiana se ha vuelto a disparar. Por momentos, el rendimiento del bono italiano a diez años llegó a rozar en el mercado secundario el 7,5 %, por encima del llamado "punto de no retorno", y la prima de riesgo marcó un récord desde la entrada del euro en los 574 puntos básicos.