Los interesados de mayor tamaño revisarán la operación

Las nuevas exigencias de solvencia irrumpen en la subasta de CAM

Las nuevas exigencias de capital a las cinco mayores entidades españolas podrían trastocar la pugna final por CAM. Tres de ellas, Santander, BBVA y CaixaBank, figuran en la terna de posibles compradores, pero en los últimos días ha cobrado fuerza la posibilidad de que Sabadell se haga con la caja alicantina. Santander sigue como otro de los favoritos.

Otro revés para la venta de CAM. A las reticencias iniciales de las entidades dispuestas a participar en la puja se suman ahora las nuevas exigencias de capital planteadas por Bruselas. Fuentes del sector financiero aseguran que estas podrían llevar a algunos de los interesados -Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Barclays, JC Flowers e Ibercaja- a replantearse la operación ya que una adquisición de este tamaño consumiría más recursos propios. "La compra de CAM supone absorber un volumen de créditos muy grande, cuya valoración va a ser baja", explican. Y es que la calidad de la cartera de la caja alicantina no es precisamente buena. De los 12.677 millones de euros en préstamos vinculados al ladrillo, 6.437 millones son morosos y otros 1.334 subestándar, es decir, a punto de entrar en impago. En este sentido, no obstante, el Banco de España se planteó acceder a algunas de las peticiones de la banca, como no incluir los créditos a promotores en el cómputo de los recursos propios. También ha prometido un esquema de protección de activos que cubriría el 80% de las pérdidas hasta 2.500 millones en un plazo de diez años. A partir de esa cifra, el Estado asumiría el 90%.

Con este panorama, y aunque alguno de los interesados como Santander y BBVA se ha apresurado a afirmar que la necesidad de captar más capital no trastocará su política de adquisiciones y en concreto la posible compra de CAM, en el sector se da por hecho que algunos candidatos darán marcha atrás. El supervisor, de hecho, aplazó la subasta para finales de noviembre, una fecha en la que ya se conocería el resultado de las elecciones del 20-N pero también el déficit de capital de los bancos.

Entre los que podrían abandonar la puja por CAM citan a CaixaBank que, según algunas fuentes, considera que la operación no le encaja, o a BBVA. No obstante, su director financiero, Manuel Fernández Cid, indicó: "No necesariamente", en respuesta a si se podrían replantear su participación en la subasta.

Santander sigue figurando en las quinielas de los favoritos. Ayer, su consejero delegado, Alfredo Sáenz, aseguró que la recapitalización no debería afectar "al apetito de compra" de las entidades al no consumir casi capital. Junto a Santander, parece ganar peso la opción de Sabadell, a pesar de que el tamaño juega en su contra, al igual que ocurre con Ibercaja. El consejero delegado de Sabadell, Jaime Guardiola, reconoció que "si hay más requerimientos de capital, evidentemente va a quitar un poco el apetito". Barclays está en proceso de reestructuración, con el cierre de 128 sucursales y la reducción del 20% de su plantilla.

Las ofertas finales se presentarán el próximo 24 de noviembre

El Banco de España se vio obligado a aplazar un mes la subasta de CAM, prevista en principio para finales de octubre, para dar más tiempo a las entidades financieras interesadas en analizar sus cuentas. En principio, la fecha señalada para la presentación de las ofertas finales es el próximo 24 de noviembre. A partir de ahí, y en un plazo de unos diez días, el Banco de España daría a conocer el nombre del comprador. Las incógnitas, no obstante, aún son muchas, ya que las entidades exigen al supervisor garantías adicionales a las ya prometidas, como el Esquema de Protección de Activos o las líneas de liquidez. En concreto, los bancos quieren que el supervisor aumente la liquidez disponible, ya que CAM afronta entre este año y 2012 unos vencimientos de deuda de unos 7.000 millones de euros. Fuentes del sector aseguran que el Banco de España les ha prometido "ser flexible y dar facilidades".

La cifra

12.677

millones de euros. Es el importe de los créditos de CAM vinculados al ladrillo. De estos, 6.437 millones son ya morosos y otros 1.334 subestándar.