Sus irregularidades, al descubierto

Así funcionaba el Ayuntamiento de Seseña

El consistorio "pierde" la contabilidad de los años 1996, 1997, 1998 y 1999, años previos al inicio de las obras de la macrourbanización de Francisco Hernando, El Pocero.

De las 13.500 viviendas que componían el plan urbanístico, sólo se edificaron 5.096, 2.320 de ellas sin licencia de primera ocupación hasta ahora.
De las 13.500 viviendas que componían el plan urbanístico, sólo se edificaron 5.096, 2.320 de ellas sin licencia de primera ocupación hasta ahora.

El Ayuntamiento de Seseña (Toledo) "no conservó" los registros contables de las operaciones realizadas entre los años 1996 y 1999, años previos al inicio de las obras del conocido complejo residencial de Francisco Hernando, El Pocero, en el pueblo manchego, dice el Tribunal de Cuentas en su informe de fiscalización sobre la gestión urbanística del Ayuntamiento de Seseña entre los años 1996, cuando el municipio aprueba nuevos desarrollos urbanísticos, y mayo de 2008. El consistorio tampoco contó con "procedimientos de gestión y control que aseguren el cumplimiento de la legalidad en la gestión económico financiera realizada por el Ayuntamiento y en especial, la relacionada con la gestión urbanística", a pesar de que el municipio vivió en esos años su particular boom inmobiliario y poblacional con el proyecto de Hernando.

El informe del Tribunal de Cuentas, fechado en junio de 2010, destapa las miserias políticas que rodearon la mayor operación urbanística residencial planteada en Castilla La Mancha. El rubor que provoca su lectura es tal que la Comisión Mixta del Congreso para las relaciones con el Tribunal de Cuentas, en relación con ese informe, acordó el pasado mes de septiembre dirigirse al Gobierno de España para que reflexionara sobre el asunto. Hoy el BOE publica el informe (147 páginas, http://www.boe.es/boe/dias/2011/10/28/pdfs/BOE-A-2011-16970.pdf) dejando al descubierto las vergüenzas del ayuntamiento toledano, que desde 1996 y hasta este año ha estado controlado por PSOE e IU (desde 2003).

El plan original de Francisco Hernando en Seseña contemplaba la edificación de 13.500 viviendas, ocupadas por unas 50.000 personas. Ese plan se ha quedado en la edificación de 5.096 viviendas, de las que 2.320 han carecido de licencia de primera ocupación hasta que un reciente acuerdo impulsado por el nuevo equipo político del Ayuntamiento, ahora del PP, ha desatascado su tramitación. El desarrollo del complejo supuso que el municipio de Seseña, con una extensión de 71,6 kilómetros cuadrados, cuadruplicara su población durante el periodo fiscalizado por el Tribunal de Cuentas, pasando de 3.597 habitantes empadronados en mayo de 1996 a 13.843 empadronados en enero de 2008, con un crecimiento anual que osciló entre el 3% de 1998 y el 22% de 2004.

Arquitectos sin contratos

A pesar del importante desarrollo urbanístico del periodo el Ayuntamiento de Seseña "no contó con personal contratado, técnico en esta materia, necesario para el cumplimiento de la normativa" dice el Tribunal de Cuentas. El consistorio "no formó las Cuentas Generales de los ejercicios 1996 a 2002 (...) y en consecuencia tampoco se sometieron a su aprobación por el Pleno del Ayuntamiento". Durante estos ejercicios "los puestos de arquitecto y arquitecto técnico, que no se incluían en las plantillas de personal, se ejercieron de forma honorífica, sin relación contractual".

El Tribunal advierte que los arquitectos y arquitectos técnicos que elaboraron informes para el Ayuntamiento y figuraban como encargados del control de la gestión urbanística entre 1996 y 2004 "incumplieron el régimen de incompatibilidades profesionales, determinado por las normas deontológicas y, en su caso, el régimen de incompatibilidades y deber de abstención previsto en la normativa".

El informe señala que el desarrollo urbanístico incrementó los recursos económicos del Ayuntamiento y que su "solvencia financiera" le permitirá disponer a corto plazo "de recursos procedentes de remanentes de otros ejercicios sin necesidad de acudir al crédito, si bien la presumible reducción de los ingresos urbanísticos que hasta ahora le han servido de fuente principal de financiación requerirá medidas de ajuste presupuestario para atender con solvencia financiera las nuevas demandas de servicios, derivadas del incremento de población y superficie de suelo urbano".

Sobre la tramitación urbanística del suelo de Seseña desarrollado para permitir la construcción del complejo de Hernando, la lectura del informe del Tribunal también causa furor: "Con carácter general, el Ayuntamiento no formó expedientes íntegros, comprensivos de la totalidad de las actuaciones realizadas"; "El Ayuntamiento admitió la presentación y aprobación de documentos que requerían de visado del correspondiente Colegio Oficial, sin que éste se hubiera realizado"; "No se han adoptado medidas tendentes a garantizar la efectiva realización de las obras de urbanización"; "En un 41% de las unidades analizadas se han vulnerado los principios de objetividad, transparencia e imparcialidad que deben presidir la actuación pública en materia urbanística"; "En el 11% de las actuaciones analizadas se modificó la alternativa técnica, después de su exposición pública y con carácter previo a su aprobación, sin que se diera nuevamente publicidad a la misma"...

65.000 habitantes en 2017, posibles problemas de agua

La población de Seseña podría aproximarse al tramo de los 45.000 a 65.000 habitantes en el año 2017 en el que está previsto finalizar la construcción del PAU de El Quiñón según su plan de etapas. Sin embargo "a pesar del gran desarrollo urbanístico incremento poblacional previsto, el Ayuntamiento no había elaborado, con ocasión de la redacción de las Normas Subsidiarias (1996) o en cualquier otro momento posterior y hasta la finalización del periodo fiscalizado ningún plan, estudio de previsiones o pro-grama, con el objeto total o parcial de planificar las para garantizar la satisfacción de la demanda creciente de servicios públicos".

El Tribunal advierte en su informe que este hecho "va a suponer la necesidad de acometer importantes inversiones en el futuro, cuando buena parte de las mismas las debería haber acometido ya (...) en un momento en el que el crecimiento del municipio previsiblemente se estancará, y en especial los ingresos que presumiblemente obtendrá del desarrollo urbanístico".

El crecimiento de la población del municipio puede generar, en opinión del Tribunal, el problema de que el Ayuntamiento cuente con "asignaciones de caudal de agua suficiente para garantizar el suministro a la población".

Las relaciones económicas entre El Pocero y el Ayuntamiento

El Tribunal de Cuentas se refiere en sus conclusiones sobre la fiscalización de las cuentas del Ayuntamiento de Seseña a las relaciones económicas entre el consistorio y el grupo de Francisco Hernando. Desglosa varios contratos sobre los que apunta deficiencias e irregularidades como la pérdida de expedientes; la adjudicación directa a Onde 2000, de Hernando, de uso de una parcela durante 40 años para instalar una planta de hormigón sin transparencia y otros referidos a distintas adjudicaciones.