Cierre de las Bolsas europeas

Día realmente espectacular en los mercados

El cierre al alza de más del 1% en Wall Street ya nos preparaba sobre lo que estaba esperando el mercado en la apertura europea y que se disparó ayer cuando aparecieron informaciones en presa sobre la voluntad de China de echar una mano en el problema europeo y en el EFSF.

Al final, todo se ha tomado de forma positiva al eliminar una capa de incertidumbre del mercado que nos tenía a todos muy atados y el ajuste de precios en todos los activos ha sido inmediato. El sector bancario ha sido el más favorecido, aunque ha tardado un poco en arrancar de verdad ya que se necesitaba una confirmación por parte del sector español de que no habría mucho problema con los nuevos requerimientos de capital impuesto desde Europa. Nuestra banca amanecía de forma tímida superando ligeramente 2% cuando los bancos franceses estaban ya disparados más del 5%. Durante la primera parte de la sesión europea, nuestros bancos han ido haciendo públicas las cifras e intenciones de recapitalización y parece que ninguno va a tener problema para conseguir el dinero sin necesidad de acudir al Estado. En ese momento, la tranquilidad ha entrado en el sector español y valores como BBVA y Santander se han disparado al alza más del 10% y 8% respectivamente, calmándose ya algo al final de la sesión.

Como es de esperar, el euro ha celebrado el buen ambiente con fortaleza en todos los cruces menos contra el franco suizo que desciende -0.35%, y este comportamiento preocupa.

Contra el dólar sube +1.95% superando la media de 200 sesiones. Como es de esperar, todas las materias primas han subido con fuerza alentadas por una mayor tranquilidad en la economía mundial y por la debilidad del dólar.

Algo que nos ha ayudado a tranquilizar también los nervios es el dato de producto interior bruto de Estados Unidos que sube +2.5% en el tercer trimestre en su lectura preliminar, justo lo esperado. Esto, que debería hacer ganar fuerza al dólar, está ejerciendo lo contrario con el euro, ya que el ver una economía que responde puede hacer que la Reserva Federal se tome cierta tranquilidad y siga permitiendo medidas que debiliten al dólar. No obstante, muchos creen que esta fuerte subida no es sostenible y esperan que volvamos otra vez a ver cifras parecidas a las del trimestre anterior un poco más adelante, rondando el 1.8% más o menos.

El máximo de la sesión casi lo hemos conseguido en la renta variable cuando ha aparecido el dato de venta de viviendas pendientes de escriturar que ha salido peor de lo esperado.

Obviando la alegría del momento, casi todo el mundo ya empieza a estar más pendiente de la guerra burocrática que tenemos por delante hasta la implantación de las medidas más que la reacción de hoy del mercado. La pelota pasa ahora a la reunión de noviembre del G20 en donde esperan comentarios y opiniones acerca del acuerdo tomado esta madrugada y a ver la respuesta de los países con superávit sobre el vehículo especial de inversión que forma parte del apalancamiento del EFSF. Sobre esto, Sarkozy ya ha hablado con China y parece que tiene voluntad de ayudar en el G 20 a la estabilidad de la economía mundial. Para estar más seguros, el máximo responsable del EFSF visitará el viernes ese país para tener una primera impresión de la reacciones al acuerdo llegado en Europa. También hay que esperar a ver las reacciones del Fondo Monetario Internacional y en definitiva todos los detalles que el mundo de la inversión, no de la especulación, está esperando para poder actuar.