Análisis semanal

Comparativa de los mercados en USA y China

Revisando viejos gráficos, me ha resultado llamativo ver la descorrelación que acumula el SP 500 con el índice chino Shanghai Shares A (SSEA).

Hace un par de años había bastantes analistas que para predecir lo que podría hacer el SP 500 se fijaban en el índice chino. El razonamiento era que en el caso de que se esperase crecimiento en la economía mundial, y sobre todo en occidente, lo normal sería que se vieran favorecidos países como China que actúan como fábricas para el primer mundo. Siguiendo con el argumento, si los mercados descontaban crecimiento de las economías de esos países, deberían tener fuertes crecimientos que se deberían ver recogidos anticipadamente en las cotizaciones de sus índices.

El argumento funcionó bien y en marzo de 2009 se podía ver como, mientras el SP 500 marcaba un nuevo mínimo, el SSEA chino hacía una divergencia alcista que indicaba que podíamos estar en un suelo del mercado como finalmente sucedió.

Lo curioso es que mientras el índice chino subía más de un 100% hasta agosto de 2009, el SP en esas fechas había subido alrededor de la mitad, pero mientras este último seguía subiendo hasta abril de 2010 ampliando la subida desde mínimos hasta el 80% y dejaba tres crestas crecientes, el Shanghai Shares A hacía una divergencia bajista con tres crestas decrecientes que anticiparon una corrección en el SP 500 desde los 1200 puntos hasta casi los 1100 en julio de 2010.

Desde ese punto ambos índices rebotaron repitiendo de forma parecida la misma situación. Mientras en SSEA subía un 35% hasta noviembre de 2010, el SP 500 subía un 21% hasta la misma fecha. A partir de ahí el SP 500 ampliaba las subidas desde julio de ese año hasta abril de 2011 hasta el 35% mientras el índice chino volvía a hacer tres crestas decrecientes, las dos últimas de las cuales coincidían con un doble techo en el índice americano.

De nuevo la divergencia bajista del índice chino anticipó una fuerte corrección que hizo bajar al SP 500 desde los 1340 puntos hasta las cercanías de los 1100, pero mientras del SP 500 hacía un mínimo más alto que el anterior, el índice chino volvía a los mínimos marcados en julio de 2010, nivel desde el que ha remontado tímidamente (apenas un 4%) mientras que el SP 500 lo ha hecho nada menos que el 15%.

Como curiosidad, desde los máximos de agosto de 2009 hasta los mínimos de ambos índices a primeros de julio del 2010 tenemos 235 sesiones y desde los máximos del índice chino en noviembre del 2010 hasta los mínimos del SP 500 en octubre de este año tenemos también 235 sesiones.

El problema viene por cómo interpretar estos datos. Si hacemos caso al índice chino no parece que los mercados descuenten un gran crecimiento para los próximos trimestres, ya que si ése fuera el escenario este índice lo debería estar descontando desde hace meses. Por otra parte, hasta ahora era el índice chino el que anticipaba los rebotes, y sin embargo en las últimas sesiones ha sido el SP 500 el que ha protagonizado un rally mientras el SSEA rebotaba mucho menos.

Quizás en las próximas semanas tengamos la solución a nuestras dudas. El SP 500 se enfrenta a la dura resistencia que suponen los mínimos de marzo y junio de este año entre los 1255 y los 1265 puntos, zona reforzada por la media de 200 diaria que actualmente pasa por los 1270 puntos. Por su parte el índice chino no tiene demasiada resistencia hasta los 2645-2670 puntos, por lo que podría aprovechar la previsible parada del SP 500 en su zona de resistencias para recuperar el terreno perdido.

Una posible señal de alerta la podríamos tener si el SSEA pierde los mínimos de octubre, ya que por debajo no tiene soportes relevantes hasta los 2200 y los 2000 puntos.