Sitúa su área de influencia en Barajas, mientras que la propia está en El Prat

Vueling descarta que la aerolínea de bajo coste de Iberia perjudique su negocio

La nueva aerolínea de bajo coste de Iberia no supone una amenaza para Vueling, la hasta ahora principal compañía española de estas características. El presidente de la firma catalana, Josep Piqué, se mostró ayer rotundo al respecto. "En principio no nos afecta para nada".

Josep Piqué, presidente de Vueling
Josep Piqué, presidente de Vueling

Nosotros operamos desde El Prat, que es nuestro centro de conexiones, y seguimos desarrollándonos y creciendo. Iberia quiere fijar en Barajas su red de corto y medio alcance de una manera distinta. Lógicamente, están en su perfecto derecho".

El ex ministro de Exteriores con el PP ha hecho un balance autocomplaciente del funcionamiento de la compañía que preside. "La verdad es que estamos muy satisfechos acerca de cómo estamos haciendo las cosas. Tenemos expectativas de crecimiento muy importantes". En este sentido, el ejecutivo ha insistido en el proceso de expanxión de Vueling. "El establecimiento de un sistema de conexiones a través de Barcelona nos está permitiendo crecer en otros mercados. Estamos apostando muy fuerte, por ejemplo, por Francia con varios destinos", ha señalado.

Para acompañar dicho crecimiento de destinos, la compañía está inmersa en un plan de ampliación de flota. "Ahora tenemos 47 naves. La idea es mantener un crecimiento orgánico de entre seis y diez aviones al año, en función de cómo evolucione el mercado".

"La salida del euro sería cara"

La intervención de Piqué en el congreso de Aecoc ha pivotado en torno a su condición de exministro más que de empresario. Nada ajeno a los acontecimientos que marcan la actualidad internacional, el máximo responsable de Vueling ha advertido de la pérdida de importancia del Viejo Continente a nivel global.

"Ya somos 7.000 millones de habitantes en el mundo. Siempre miramos el mapamundi desde una perspectiva eurocéntrica. La paradoja es que las principales potencias europeas han tratado durante siglos de ser hegemónicas, mientras que en el nuevo mapamundi, el que se está forjando hoy, Europa está en la periferia del planeta", ha señalado.

A tenor de los resultados de la cumbre europea culminada ayer de madrugada, Piqué ha apuntado que "la salida del euro le saldría cara a España". El impacto de la pesetización equivaldría a devaluar la economía española en un 50%, según el empresario. "Hay que transmitir al poder político que no es el momento del oportunismo, que hace falta rigor y esfuerzo. Al final el Titanic si se hunde, se hunde entero", ha añadido.