Dejará de operar el 6 de noviembre

El Aeropuerto de Reus negocia con 13 aerolíneas para sustituir a Ryanair

El Aeropuerto de Reus negocia con 13 aerolíneas para sustituir a Ryanair, que anunció que su último vuelto despegaría de este aeródromo el próximo 6 de noviembre si no recibía más que los 3,7 millones de euros que le pagan las instituciones para operar en estas instalaciones.

El director del Aeropuerto, Vicenç Pallarès, ha anunciado las negociaciones con 13 aerolíneas para sustituir a Ryanair en una jornada técnica organizada por el Círculo de Infraestructuras y celebrada en la Cámara de Comercio de Reus.

La Asociación de Promoción del Aeropuerto, que aglutina a instituciones y agentes socio-económicos, negocia con 13 compañías y su objetivo es captar alguna gran aerolínea rusa para amarrar el pujante turismo procedente de ese país, ha comentado Pallarés en su intervención en la jornada "Las Grandes Infraestructuras del Camp de Tarragona".

Pallarès, en un aparte con los periodistas, no ha querido concretar con qué compañías se mantienen contactos apelando a la necesaria discreción de las negociaciones, pero sí ha detallado que se trata de "varias tipologías, desde vuelos chárter a compañías de vuelos regulares" y que su procedencia coincide con los grandes intereses del sector turístico, es decir, el emergente mercado ruso, el tradicional mercado británico y el deseado mercado nórdico.

En su intervención en la jornada, el director del Aeropuerto de Reus ha revelado que la proporción de viajeros es de 8 en verano contra 1,2 en invierno, dando así la razón a los argumentos de Ryanair, compañía con base estable en Reus que ha decidido volar solo en la temporada estival, que empieza el 30 de marzo, si no recibe más que los 3,7 millones de euros que cobra ahora de la Asociación en concepto de "promoción", ya que las ayudas directas están prohibidas por la UE.

Por su parte, el director general de Transportes y Movilidad de la Generalitat, Ricard Font, que también era ponente en la jornada, ha reiterado, a preguntas del público, que la solución pasa por aumentar las tarifas aeroportuarias del Aeropuerto del Prat, ya que Ryanair también opera desde allí, por lo que los aeropuertos de Reus y Girona han dejado de ser competitivos en invierno y la compañía ha intensificado en los últimos meses sus exigencias de más dinero.