La marca está en bancarrota

Saab cancela el acuerdo de 245 millones con las chinas PangDa y Youngman

Swedish Automobile, matriz de la marca sueca, da por extinguido el acuerdo no vinculante firmado en junio con las compañías chinas después de que estas hayan expresado sus reticencias para ejecutarlo dada la difícil situación por la que atraviesa Saab.

Vehículo Saab
Vehículo Saab

Swedish Automobile (Swan), propietaria de la marca automovilística Saab, ha anunciado hoy que ha quedado cancelado, con validez inmediata, el acuerdo de suscripción firmado en junio pasado por la compañía sueca con sus socios chinos Pang Da y Youngman, que contemplaba una inversión por parte de estas de unos 245 millones de euros por el 53,9% de la compañía.

En un comunicado, Swan ha explicado que ha tomado esta decisión porque las compañías chinas no han confirmado su compromiso con el "Acuerdo de Suscripción" y con las transacciones en los términos convenidos y contemplados en el mismo. Dicho acuerdo, firmado en junio, tenía un carácter no vinculante. Las compañías chinas han argumentado en las últimas semanas que las circunstancias actuales por las que atraviesa Saab no son las mismas que las que concurrieron a la hora de firmar el acuerdo. La marca sueca de automóviles se encuentra en estos momentos bajo la tutela de un administrador concursal tras declararse en bancarrota, quien ha trasladado al juez su intención de dar por finalizado el proces, lo que abocaría a la compañía a la suspensión de pagos.

Tampoco han cumplido, ha añadido Swan, con los acuerdos explícitos y vinculantes firmados el pasado 13 de octubre relacionados con la financiación del préstamo puente a Saab Automobile AB durante la reorganización voluntaria de la compañía.La marca sueca está a la espera de recibir un préstamo a corto plazo por parte de Youngman , por valor de 70 millones de euros.

La compañía sueca propietaria de Saab concluye, no obstante, que a pesar de estas circunstancias las negociaciones siguen su curso. En junio, Pang Da y Youngman habían acordado hacerse con el 24 y el 29,9 %, respectivamente, de la matriz de Saab, Swedish Automobile.

Saab está paralizada desde marzo pasado y trata de reorganizar su deuda con sus proveedores para poder reanudar la producción, medio año después de que dejaran de enviarle componentes por impagos.

El acuerdo firmado en junio entre ambas firmas orientales con la matriz holandesa de Saab implicaba también la formación de empresas mixtas de fabricación y venta de modelos de Saab en China.