Situada en la Gran Vía madrileña

Telefónica abrirá la noche del jueves su tienda 'flagship' para vender el iPhone 4S

Telefónica está dispuesta a sacar partido de la llegada a España del nuevo iPhone 4S el próximo viernes 28 de octubre. Con ese objetivo, la compañía ha decidido abrir las puertas de su tienda flagship, situada en la Gran Vía madrileña (en la planta baja de su sede histórica), en la madrugada del jueves al viernes. La tienda se abrirá a las 00.01 horas de ese día.

En este sentido, la compañía quiere ganar relevancia ante el aterrizaje en el mercado español del citado smartphone de Apple. Fuentes cercanas a la compañía recuerdan el gran impacto que tuvo la puesta a la venta del iPhone 3G en 2008. En aquella ocasión, el 11 de julio de ese año, Telefónica quiso hacer coincidir la inauguración de la flagship con la llegada del móvil de Apple. La tienda abrió las puertas a las 10 de la mañana y, a lo largo del día, la fila de personas que querían comprarse el terminal de Apple llegó hasta la plaza de España, con la consiguiente repercusión en los medios de comunicación. En esa primera semana pasaron cerca de 15.000 personas por la tienda.

Desde entonces, más de dos millones de personas han pasado por la flagship de Telefónica, que se ha convertido en la tienda de equipos tecnológicos con el mayor trasiego de visitantes de las que hay en España.

TELEFÓNICA 2,99 -3,57%

De cara a la llegada del nuevo iPhone 4S, Telefónica tiene previsto lanzar ofertas comerciales agresivas. Claro que no será la única porque el terminal será comercializado también por Vodafone y Orange.

Además de a España, el nuevo smartphone de Apple llegará a más de una veintena de países, entre ellos Austria, Bélgica, República Checa, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Hungría, Italia, Irlanda, México, Holanda, Noruega, Singapur, Eslovaquia, Eslovenia, Suiza y Suecia.

Repercusión global

La llegada del iPhone 4S de Apple provocó, de nuevo, un gran revuelo en los países donde se puso a la venta. Una vez más, se repitieron las filas de personas esperando ante las tiendas de Apple, que en los tres primeros días vendió cuatro millones de unidades.