Instituto de la Empresa Familiar

La empresa familiar presenta sus recetas para salir de la crisis

El Congreso Anual del IEF será clausurado por Mariano Rajoy

Tan solo una semana después de que la CEOE presentara sus propuestas a los partidos políticos para superar la crisis, hoy le toca el turno al Instituto de la Empresa Familiar (IEF). Esta organización agrupa a 100 compañías (entre ellas Mercadona, Ferrovial, Barceló o Inditex), con una facturación agregada que equivale al 17% del PIB español (180.000 millones de euros) y que dan empleo a 850.000 trabajadores.

Esta mañana comienza en Valladolid el XIV Congreso del IEF, que tratará de arrojar algo de luz ante los nubarrones que se ciernen sobre la economía española. Las jornadas serán inauguradas por Ramón Jáuregui, ministro de Presidencia, y serán clausuradas por el candidato del PP al 20-N, Mariano Rajoy. En sus intervenciones detallarán frente a una nutrida representación empresarial algunas de las propuestas que han presentado en la precampaña electoral. Rajoy encontrará una fuerte receptividad para anunciar sus rebajas fiscales en la reinversión de beneficios, mientras que Jaúregui tendrá que emplearse a fondo para justificar la resurrección del impuesto de patrimonio, ampliamente criticada por algunos miembros del IEF.

Durante las dos jornadas también participarán, entre otros, Antonio Basagoiti, presidente de Banesto, José Manuel Martínez, presidente de Mapfre, José Manuel Lara, presidente de Planeta, José María Serra, presidente de Catalana Occidente o Fernando Casado, director general del Consejo Empresarial para la Competitividad de España (CEC).

Andic abrió el debate de los funcionarios

El presidente de CEOE, Juan Rosell, ha pedido en sus últimas comparecencias que se extreme la vigilancia sobre los funcionarios y que se les someta a evaluaciones para que sean conscientes de que su puesto no es eterno. Sin embargo, el que abrió el debate fue el presidente del IEF, Isak Andic, quien propuso hace un año en Santander que los nuevos funcionarios "tuvieran una retribución variable y una estabilidad laboral similar a la de la empresa privada". Esto no afectaría a los antiguos funcionarios.