Series de televisión

La magia de 'Las chicas Gilmore'

Imagen de 'Las chicas Gilmore'
Imagen de 'Las chicas Gilmore'

No es una serie nueva precisamente, aunque al menos es de este siglo. Su estreno se produjo en Estados Unidos en 2000 y desde entonces se ha convertido en una referencia televisiva para millones de jóvenes..., y muchas de sus madres.

Las chicas Gilmore relata la historia de Lorelai y Rory Gilmore durante siete temporadas y 153 episodios. Son una madre y su hija, pero su relación no puede ser más atípica, hasta el punto de que muchas veces uno llega a preguntarse quién es la progenitora. Y no solo porque Lorelai fue una madre adolescente, lo que limita mucho la diferencia de edad.

El comienzo de la serie proporciona todas las claves del desarrollo futuro. Lorelai no tiene más remedio que retomar la deteriorada relación con sus padres, difícil desde su infancia, para lograr la mejor educación para una hija mucho más madura y consciente que la madre.

A partir de ahí empieza un relato hipnótico, plagado de humor y de un ritmo frenético de conversaciones delirantes, pero absolutamente humanas y llenas de emoción. La relación entre madre e hija es el hilo conductor de un argumento en el que se cruzan todo tipo de personajes, desde el oscuro, sensato y atractivo dueño del restaurante donde Lorelai y Rory dan rienda suelda a una dieta en la que están prohibidos los alimentos saludables, hasta los aristocráticos padres/abuelos, enamorados de su nieta y en una tierna tensión constante con la madre, pasando por los vecinos, cada uno más peculiar que el anterior, de la adorable localidad de Stars Hollow, un pueblo donde todos se conocen y donde la primera nevada del año anticipa el principio de algo mágico.

La serie acompaña a Rory desde sus años de colegio privado hasta su paso por la prestigiosa Universidad de Yale, de la que sale convertida en periodista dispuesta a seguir a pie de autobús la campaña de un todavía desconocido Barack Obama.

Lo bueno de que no se trate de un estreno es que las siete temporadas están al alcance de cualquiera que quiera darse un atracón de fin de semana y tener una cita con la risa, la ternura y las emociones.