El BCE, en desacuerdo con estos escenarios

La troika apunta a una quita entre el 50% y el 60% para la deuda griega

La troika ha dejado claro que los inversores privados tienen que asumir unas mayores pérdidas por su deuda griega y apunta a una quita entre el 50% o el 60%. Sin embargo, del grupo de tres que forman la CE, el FMI y el BCE, este último discrepa con sus colegas.

La crisis europea no pinta bien y cada vez más hay que buscar a los responsables en las instituciones supranacionales. El último ejemplo procede de Grecia y de la troika, el grupo formado por la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo.

En un documento al que ha tenido acceso la agencia Bloomberg, la troika apunta a una quita de la deuda griega entre el 50% y el 60%. La deuda del país heleno quedaría justo por encima del 120% del PIB si el recorte sobre el precio nominal de los bonos fuera del 50% y se quedaría en el 110% si se ampliara al 60%, dice el papel.

En este informe, la troika apunta a la importancia de que los inversores privados asuman más pérdidas por sus posesiones en deuda griega.

Hasta aquí poca novedad, más allá de que por primera vez la troika cifra en un informe oficial porcentajes de quita para la deuda griega. Al fin y al cabo, han sido decenas las fuentes de altos cargos de la CE o de diferentes países europeos que han abogado por una fuerte quita en Grecia como única manera de resolver la crisis europea.

Sin embargo, Bloomberg asegura que hay una nota a pie de página en el documento. Y es del BCE. El Banco Central Europeo "no está de acuerdo con la inclusión de estos escenarios ilustrativos referentes a una mayor implicación del sector privado contenidos en este documento". Al parecer, esta institución, que ha sido contraria siempre a una asunción masiva de pérdidas privadas, fundamenta sus dudas en el riesgo de contagio a Italia y España que tal medida podría tener.

De un grupo de tres, por tanto, uno no está de acuerdo con las conclusiones. No es un buen presagio para el fin de semana que se avecina.

Alemanes a favor, griegos en contra

La postura del BCE es solo un reflejo de la división que hay entre los países. Hoy mismo, la patronal de la banca alemana ha pedido que Grecia asuma una quita suficiente para su deuda. La mayor asociación empresarial griega, sin embargo, asegura que elevar la quita a cifras como el 50% haría "un gran daño a Grecia y supondría un grave riesgo para Europa".

Los empresarios justifican su postura en que elevar la quita del 21% pactado en julio al 50% no llevaría a una reducción demasiado elevada de la deuda neta griega y, sin embargo, sería muy perjudicial para la economía, el crecimiento y la inversión.