Inferior al 5% por valor de mercado

España prevé un descuento en deuda soberana en manos de la banca

Santander, BBVA, Caixabank, Bankia y Popular podrían figurar entre las entidades consideradas "sistémicas".

El Gobierno contempla que se aplique un descuento en el valor de la deuda soberana española en manos de la banca de menos del 5% en función de los precios de mercado, dentro de los planes de recapitalización financiera que abordarán los líderes europeos en la cumbre del próximo domingo, informaron en fuentes gubernamentales.

Los jefes de gobierno europeos tratarán la propuesta técnica de la Autoridad Bancaria Europea (EBA por sus siglas en inglés) para recapitalizar la banca, en la que se contempla actualizar el valor de la deuda de Grecia y de otros países periféricos en el balance de las entidades a precios de mercado, pero no aplicar una quita sobre la misma.

Concretamente, se trata de calcular una pérdida potencial implícita en la cartera de deuda respecto al precio nominal o de vencimiento en función de los precios de mercado, que en el caso de la española no sería superior al 5%, mientras que en el de la griega la merma podría oscilar del 20% al 50%.

Los líderes europeos abordarán dicha valoración de mercado de la deuda soberana para el presente ejercicio y como medida de carácter excepcional, y con este argumento España defenderá que se mantenga el criterio general de valoración de deuda soberana que la contempla como activo de riesgo nulo.

Asimismo, la UE sopesa exigir a los grandes bancos, entre los que podrían figurar los cinco españoles de mayor tamaño, un ratio de capital de máxima calidad del 9%, al tiempo que deberá definir qué elementos computan como capital de máxima calidad ('Tier 1') y el calendario para llevar a cabo la recapitalización, en su caso.

Por volumen de activos, los cinco mayores bancos españoles son Santander (316.000 millones de euros), BBVA (300.000 millones), Bankia (285.000 millones), Caixabank (273.000 millones) y Banco Popular (161.000 millones de euros, incluyendo en su balance al Pastor).

El Gobierno español hará valer en la cumbre los esfuerzos de reforzamiento de la solvencia llevados a cabo por el sistema financiero español hasta el momento y que han establecido el capital principal en todas las entidades por encima del 8%, lo que supone adelantarse a las exigencias de la regulación de Basilea III.

Genéricas, convertibles y preferentes

Asimismo, defenderá la validez de recursos adicionales que podrían computar como capital de máxima calidad como las provisiones genéricas, las obligaciones convertibles y las participaciones preferentes, entre las que podrían figurar las suscritas con recursos públicos a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

El Ejecutivo español afronta la cumbre dispuesto a abordar las nuevas exigencias de recapitalización de la banca con la aspiración de que se tengan en cuenta diferentes parámetros para evitar efectos sobre la concesión de crédito y la recuperación de la actividad económica.

El objetivo de esta recapitalización temporal de la banca que aborda la UE, y para la que se sopesa establecer un plazo de ejecución de entre tres y seis meses, es garantizar que la banca pueda resistir a la crisis de deuda en la zona euro y recuperar la confianza del mercado.

Asimismo, al realizar cálculos sobre el valor de mercado de la deuda soberana en el balance de los bancos europeos, la UE aspira a despejar las críticas sobre la validez de los estrés test publicados el pasado verano por no incluir dicha referencia.