Polémica normativa

La CNE apoya el recorte de primas del decreto eólico

El regulador considera "razonable" la rentabilidad que incluye la propuesta de Industria, que rechaza la AEE, excepto Iberdrola.

El consejo de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) ha aprobado hoy el dictamen sobre la propuesta del real decreto que regulará las plantas eólicas que entren en funcionamiento el 1 de enero de 2013. Una norma controvertida, que han rechazado públicamente la Asociación Empresarial Eólica (AEE), que agrupa a más del 90% de las empresas del sector. Solo Iberdrola, líder del mercado, se ha manifestado a favor del nuevo sistema, que impide la irrupción en el mercado de inversores no profesionales.

La CNE comparte en general el contenido del texto que le ha remitido el Ministerio de Industria, especialmente "la disminución del apoyo económico" que implica, para "un sector ya maduro". También, porque supone "un desarrollo ordenado de la tecnología eólica" y favorece la financiación de nuevos proyectos.

En este sentido, el regulador energético considera, frente a la opinión mayoritaria del sector, que el nuevo sistema retributivo permitirá a los inversores "obtener una rentabilidad razonable". La propuesta facilita la operación del sistema, al imputar el coste de los desvíos a las empresas que los provoquen e incrementa la eficiencia, pues todas las instalaciones están expuestas al mercado.

Aun con todo, en su dictamen, que no es vinculante, el regulador hace algunas propuestas con el fin de "minimizar el impacto sobre el déficit de tarifa" a corto plazo. Así, propone que se fijen objetivos anuales de potencia instalada, y que el exceso reciba el precio de mercado hasta el año siguiente y que se limite la variación anual de las primas en un 15%.

Las empresas integradas en la AEE han venido solicitando una normativa que dé continuidad a la que caduca en 2012 (el llamado real decreto 661) desde 2008. Sin embargo, y pese al vacío legal que implicaría no contar con una nueva regulación, prefieren dicho vacío a un decreto "tan pernicioso" como el elaborado por el titular de Industria, Miguel Sebastián.