30.000 beneficiarios

El Gobierno regula la cotización de los becarios

El Consejo de Ministros ha aprobado el real decreto que permite a los becarios cotizar a la Seguridad Social, por un período máximo de dos años. Esta posibilidad de cotización es una novedad incluida en la reforma de pensiones aprobada por el Parlamento el pasado 21 de julio. El Gobierno espera recaudar 18 millones al año con esta medida.

Los becarios podrán cotizar a la Seguridad Social, por un período máximo de dos años, por los programas de formación realizados. La base de cotización por el convenio especial se constituirá por la base mínima de cotización vigente en el Régimen General que corresponda a cada periodo en que se haya participado en estos programas y, una vez determinada la cuota íntegra, se multiplicará por el coeficiente del 0,77. El abono del importe total de la cotización a ingresar podrá realizarse mediante un pago único o fraccionado. Según el texto del decreto, la entrada en vigor de esta norma será el día primero del mes siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, estima que la Seguridad Social ingresará unos 18 millones de euros al año procedentes de las cotizaciones de los alrededor de 30.000 becarios que comenzarán a cotizar a partir del próximo 1 de noviembre, fecha de entrada en vigor del Real Decreto.

Gómez ha explicado que la cotización de cada becario supondrá unos 42 euros mensuales, de los que seis pagarán los cotizantes, y el resto las empresas.

Para las personas que quieran rescatar sus becas anteriores a la entrada en vigor del Real Decreto, Gómez ha indicado que los beneficiarios serán como mínimo unos 100.000, pero que pueden llegar a 200.000. Para ellos, se contempla la posibilidad de que suscriban un convenio especial que les permita computar a efectos de cotización por los periodos de formación realizados en España o el extranjero hasta un máximo de dos años. La solicitud de suscripción del convenio especial podrá formularse hasta el 31 de diciembre de 2012 y, en los casos en que se acredite la imposibilidad de aportar la justificación necesaria, se podrá conceder un plazo de seis meses para hacerlo contar desde la fecha en que se hubiera presentado la solicitud.

Por su parte, el ministro de Fomento, José Blanco, ha explicado que con esta nueva regulación "los becarios ya no serán precarios".