Acumulan de octubre a diciembre el 50% de los vencimientos de deuda de todo 2011

Las regiones deben refinanciar 7.300 millones hasta fin de año

Las autonomías afrontan el pago de 7.300 millones hasta final de año, correspondientes a vencimientos de deuda. Se trata de la mitad de lo que tienen que abonar este ejercicio. La mitad le corresponde a Cataluña, que debe devolver los 3.000 millones de los bonos que colocó hace un año. La Comunidad Valenciana afronta el pago de 1.700 millones en ese mismo periodo.

En el primer semestre de este año, el déficit de las comunidades autónomas se elevó a 13.066 millones de euros, el 1,20% del PIB, tan solo una décima por debajo de lo permitido para todo el conjunto del año. La gran mayoría de autonomías supera con creces ese límite y ha tenido que presentar planes de reequilibrio para tratar de cumplir con el objetivo de consolidación fiscal. Hasta el momento trece comunidades han presentado esos planes, de los cuáles solo se han hecho públicos doce (el de Castilla y León aún no se ha hecho a la espera de ajustes técnicos). Faltan el de Cataluña y Castilla-La Mancha, mientras que Madrid y La Rioja no están obligados a presentarlo.

En la información disponible, esas doce autonomías preparan recortes de gasto por valor de 7.584 millones para tratar de rebajar sus abultados déficit. Sin embargo se van a encontrar con un nuevo obstáculo en el camino que puede comprometer la consecución de ese objetivo. Entre octubre y diciembre van a tener que hacer frente al pago de 3.700 millones de euros, correspondientes a vencimientos de deuda. Si a esa cifra se le suman los 3.564 millones que debe devolver Cataluña en el mismo periodo, el montante final se eleva a 7.300 millones de euros. Y faltan por contabilizar los vencimientos de deuda de Castilla-La Mancha, Madrid y La Rioja, con lo que el total se podría elevar fácilmente cerca de los 8.000 millones de euros.

Esta cifra se acerca a los 9.400 millones, el volumen de endeudamiento asumido por las autonomías este año, y es una muestra de la falta de liquidez de las autonomías, que están recurriendo a deuda nueva para financiar la antigua que vence. El caso más claro se produce en el caso de Cataluña, en el que los vencimientos de deuda se elevan este año a 5.000 millones, de los que 3.564 (el 71,3%) corresponden al último trimestre. En esta última partida se incluye la devolución de la emisión de "bonos patrióticos" por valor de 3.000 millones que aprobó el tripartito en noviembre del pasado ejercicio. Ante la falta de liquidez, la Generalitat ya ha anunciado una nueva emisión de 3.000 millones (ampliable a 4.000), cuya colocación se iniciará el 24 de octubre y finalizará el 21 de noviembre. Los compradores podrán adquirir desde 1.000 euros hasta un máximo de dos millones, con un interés del 4,75% para los bonos a un año y un 5,25% para los de dos años.

Las otras dos comunidades que aparecen señaladas por sus vencimientos de deuda en el cuarto trimestre son la Comunidad Valenciana y Andalucía, que deben devolver 2.509 millones. De esa cantidad, 1.679 corresponden a la Comunidad Valenciana, que va a seguir la misma estrategia que Cataluña: refinanciar la deuda antigua con nuevo endeudamiento. El consejero de Economía, Enrique Verdeguer, ya ha anunciado una nueva emisión de bonos antes de que termine 2011, que servirá, en parte, para pagar los vencimientos de la anterior emisión, cerrada en diciembre de 2010.

La rebaja de calificación encarece la financiación

Las tres grandes agencias de calificación de deuda han coincidido a la hora de recortar la calificación a la deuda soberana de España. La última ha sido Moody's, que anunció el martes por la noche una rebaja de dos escalones y mantuvo el rating en perspectiva negativa, lo que deja abierta la puerta a nuevos ajustes en los próximos meses. Los argumentos han sido los mismos en los tres casos: la exposición de España a la crisis de la deuda soberana y las malas perspectivas de crecimiento.

A la rebaja de calificación de la deuda estatal le sigue la de las autonomías, que tradicionalmente no suelen tener una calificación superior. Fitch rebajó la pasada semana la nota de Asturias, Cantabria y Madrid. Tan solo un día después, Standard & Poor's también se la recortó a la Comunidad Valenciana "por el incumplimiento de sus cuentas públicas y la sobreestimación de ingresos".

Una rebaja de la calificación encarece el recurso a la deuda e incluso puede cerrar los dos canales tradicionales para lograr financiación: las entidades financieras y las emisiones de bonos. Buena prueba de esa desconfianza es el hecho de que algunas comunidades han tenido que recurrir en exclusiva al canal bancario, ante las dudas suscitadas sobre la posibilidad de afrontar el pago del dinero recibido.

Un ejemplo se produce en la Comunidad Valenciana, que tiene cerrado el grifo de los bancos y que obtiene el 70% a través de la colocación de bonos. Lo mismo sucede en Canarias, con un 95% del total a través de emisiones. En el lado contrario se sitúa Murcia, donde la banca financia el 91,4% de los vencimientos de deuda para este año ante la creciente desconfianza de los mercados.

Datos

Cantabria: es la comunidad que menos vencimientos de deuda ha tenido que afrontar a lo largo de este año, con 77 millones de euros.

Canarias: es la autonomía que más ha concentrado el pago de sus vencimientos en el último trimestre, en el que tendrá que abonar 199,4 millones (un 80% del total).

Andalucía: es la región que más dinero debía a los bancos en 2011 (1.217 millones).

El deterioro autonómico, en cifras

Dæpermil;FICIT Los últimos resultados, correspondientes a la primera mitad de este año, muestran cómo tan solo cinco comunidades (Aragón, La Rioja, Madrid, Canarias y País Vasco) estaban por debajo del límite del 0,75% del PIB permitido para esos dos trimestres. El resto estaba muy por encima, especialmente tres de ellas (Baleares, Extremadura y Castilla- La Mancha), por encima del 2%. La media en ese periodo se elevó al 1,2% del PIB, tan solo una décima menos de lo permitido para el conjunto de todo el año.

DEUDA La región más endeudada es Cataluña, que acumula 38.530 millones de euros en el segundo trimestre. Esta cifra supone un 29% del total y un 19,2% del PIB regional. Cataluña, sin embargo, no ocupa el primer lugar en la relación de la deuda con el PIB. Esa posición la tiene la Comunidad Valenciana, con un 19,9% del PIB. La menos endeudada en términos absolutos es La Rioja (910 millones), mientras que en términos relativos es el País Vasco (un 7,9% del PIB).

DEVOLUCIONES Las comunidades deben devolver 23.316 millones por los anticipos a cuenta recibidos en 2008 y 2009 en un plazo máximo de seis años. En 2012 serán 5.000 millones, de los que la mitad serán financiados a través de una línea de crédito del ICO.

PERSONAL La partida de personal va a ser una de las más afectadas por los recortes que van a tener que acometer las autonomías para cumplir con el déficit. Doce comunidades se han comprometido con el Ministerio de Economía a recortar 1.772 millones en gastos de personal, lo que supone un 25% del total. Andalucía, con 510 millones de euros, y la Comunidad Valenciana, con 371 millones, son las dos regiones que más rebajas acometerán sobre esa partida.