El libro de órdenes por parte de los inversores superó los 2.500 millones

Telefónica desafía al mercado y coloca deuda por 1.000 millones

Telefónica colocó ayer bonos a cuatro años por 1.000 millones de euros. La demanda fue muy fuerte y el libro de órdenes de compra superó los 2.500 millones. La operadora se une así a Iberdrola, Enel y Telecom Italia que han acudido al mercado de deuda a captar financiación. Según Telefónica, con la operación ha prefinanciado con anticipación los vencimientos de este año.

En un desafió a la actual agitación que viven los mercados mundiales de deuda, Telefónica colocó ayer, a través de su filial Telefónica Emisiones SAU, una emisión de bonos por un importe superior a 1.000 millones de euros. Según Telefónica, con esta operación se ha "prefinanciado con anticipación los vencimientos de este año y suavizado el perfil de vencimientos para los próximos ejercicios, manteniendo unos niveles de liquidez holgados". De cara a 2012, la empresa tiene vencimientos de deuda por un importe próximo a 7.000 millones, y cercanos a 7.500 millones en 2013.

La deuda, con vencimiento en 2016, se colocó con una prima de hasta 310 puntos básicos sobre el tipo de referencia (swap rate), lo que la sitúa en la parte baja del rango de precios oficiales, con un cupón de 4,967%. Fuentes del mercado explicaron que la colocación de ayer supone la menor concesión de nueva prima de emisión de las últimas operaciones de estas características, según fuentes del mercado. Estos observadores indicaron que se ha situado en torno a 25 puntos básicos frente a los entre 50 y 75 puntos básicos de las colocaciones realizadas durante esta última semana por compañías como Iberdrola, Telecom Italia y Enel. Además, dijeron, es la mayor emisión de deuda corporativa en un solo tramo del mercado euro durante el último mes. "Telefónica ha aprovechado la mejora del mercado de deuda para captar financiación", indicó un gestor de carteras.

Fuerte demanda

TELEFÓNICA 6,27 3,76%

Fuentes del mercado explicaron que la emisión de deuda de Telefónica generó una gran demanda por parte de los inversores, lo que provocó que hubiera un fuerte prorrateo. "Los inversores siguen apostando por la fortaleza de la compañía, especialmente por el crecimiento de sus divisiones brasileñas", señalaron estos observadores, que apuntaron que la intención inicial de Telefónica era colocar deuda por un importe de entre 600 y 700 millones.

En este sentido, el libro de órdenes alcanzó los 2.500 millones de euros, lo que supone que la demanda fue dos veces y media superior a la oferta. Telefónica recibió peticiones de más de 250 inversores, con una amplia participación extranjera, especialmente de Alemania, Francia y Reino Unido, con el 70% del libro.

Esta nueva emisión de deuda es la primera que hace la operadora española desde las últimas rebajas en su rating por parte de Standard & Poor's y Fitch. Estas agencias recortaron la calificación de Telefónica a causa de la presión competitiva en el mercado español así como el posible impacto que la ralentización económica puede tener en sus cuentas. Un escenario que, en opinión de estos analistas, podría afectar al dividendo de Telefónica. A pesar de estas rebajas, la compañía reiteró que mantenía sus previsiones como su política de retribución al accionista.

De igual forma, desde Telefónica se indicó que, durante los diez primeros meses del año, la compañía ha realizado diferentes operaciones de financiación por un importe cercano a 9.500 millones, pese a la volatilidad y las condiciones adversas que viven los mercados de crédito. Así, Telefónica ha llevado a cabo operaciones por 4.300 millones, incluyendo esta última transacción, en los mercados de bonos europeo y americano. Además, dentro de su estrategia de allanamiento de los vencimientos de la deuda, la empresa refinanció 4.000 millones del préstamo sindicado empleado para la compra de la brasileña Vivo en 2010. El vencimiento de un tramo de 2.000 millones se extendió a 2014 y el de los otros 2.000 millones pasó a 2016.

Además, Telefónica ha realizado una serie de operaciones de financiación por 1.200 millones, entre las que figura una destinada a la compra de bienes de equipo por 400 millones de dólares con garantía de la agencia finesa de crédito a la exportación.

Colocadores

En la operación, Telefónica ha contado con el respaldo de Banca IMI, UBS, Deutsche Bank y Société Générale, que actuaron como entidades colocadoras. El vencimiento de esta deuda será el día 3 de febrero de 2016, y el primer cupón se abonará el 3 de febrero del próximo año.

China Unicom también emite papel

La teleco española no es la primera empresa en acudir al mercado de deuda. En los últimos días hicieron lo propio grandes grupos como la española Iberdrola, Telecom Italia y la eléctrica, también italiana, Enel.

Claro que fuera de Europa también se están produciendo movimientos en los mercados de deuda, incluso entre empresas próximas a Telefónica. En este sentido, China Unicom, socia asiática de la operadora española (que posee cerca del 10% del capital), tiene previsto lanzar hoy el segundo tramo de su programa de emisiones de papel comercial, según explicó la empresa en un hecho relevante remitido a la Bolsa de Hong Kong la pasada semana.

De esta manera, si se cumplen sus planes, la compañía asiática, de la que es consejero el propio César Alierta, prevé colocar este tipo de deuda durante las próximas horas por un importe de 8.000 millones de yuanes (unos 912 millones de euros).

Con anterioridad, el pasado 25 de agosto, China Unicom colocó papel comercial a 366 días y con un tipo de interés del 5,23% por un importe de 15.000 millones de yuanes (en torno a 17.10 millones de euros).

La empresa china, segunda operadora del país en términos de número de clientes, y que compite con China Mobile y China Telecom, está captando dinero para financiar su proceso de expansión en ámbitos como la telefonía móvil 3G, que está creciendo con fuerza en el gigante asiático.