Cree imprescindible moderar salarios y beneficios empresariales

El BCE urge a España un plan B para garantizar el objetivo fiscal

El Banco Central Europeo insta a España e Italia a tener preparadas "medidas adicionales" para garantizar la reducción del objetivo de déficit al que se han comprometido este año, en un entorno de claro parón económico.

No hay tiempo que perder ni margen para cometer errores. Mientras todas las instituciones europeas hacen hincapié en la urgencia de recapitalizar la banca para evitar riesgos sistémicos en el Viejo Continente, el Banco Central Europeo (BCE) no baja el listón de vigilancia en cuanto a la consolidación fiscal de los Estados miembros. La entidad que aún preside Jean-Claude Trichet ha dibujado en su último informe mensual de coyuntura una hoja de ruta a seguir para hacer frente al nuevo panorama de desaceleración económico. Ello es "tarea de todos" los Estados de la zona euro pero especialmente de los países que ya han sido rescatados (Grecia, Portugal e Irlanda) y por otro lado de los "especialmente vulnerables a las condiciones de los mercados financieros", en referencia a España e Italia.

Para estos dos últimos la institución exige que se apliquen de "manera inequívoca" todas las medidas anunciadas de saneamiento presupuestario y "estar en disposición de adoptar cualesquiera otras medidas que le evolución de su situación haga necesarias". La necesidad de un plan B específico para garantizar el objetivo fiscal (en el caso de España se trata de reducir los números rojos al 6% del PIB este año) ha sido negado en más de una ocasión por la vicepresidenta económica Elena Salgado. Sin embargo, la propia Salgado ha dejado claro que el objetivo de déficit es irrenunciable. En las últimas semanas, el Gobierno ya ha dado muestras de ello. Un ejemplo es la fusión de los tres fondos de garantía en el sector de la banca, decidida por el Ministerio de Economía. Con ello, evita que cualquier quebranto producido en el proceso de reestructuración bancaria acabe generando más déficit fiscal.

Por otro lado, el BCE extiende sus exigencias a las reformas económicas. Sin hacer referencia a España pero con el punto de mira en el país, avisa de la necesidad de "suprimir las cláusulas de indización automática de los salarios" y la potenciación de convenios a nivel de empresa. También es esencial la moderación, "tanto de los márgenes de beneficio empresarial como de los salarios".

Confianza en Mínimos

Cámaras de Comercio: la confianza empresarial ha caído casi diez puntos en el tercer trimestre después de haber encadenado dos incrementos consecutivos en la primera parte del año, según el último indicador de las Cámaras de Comercio. Tanto la evolución de los negocios como las expectativas para el cuarto trimestre registraron retrocesos en el periodo analizado por las Cámaras.

Los institutos alemanes prevén una leve recesión confianza en mínimos

La percepción de que la economía española se está frenando se está extendiendo también a los servicios de estudios del exterior. Según el informe de perspectivas de los principales institutos económicos alemanes presentado ayer, el PIB de España crecerá un 0,7 % este año y apenas un 0,1 % en 2012. El documento, considerado un referente en Alemania, pronostica que la economía española "se contraerá temporalmente" en los próximos meses debido "al aumento de la inseguridad" y al "lastre de la consolidación fiscal" derivados de la crisis de la deuda y que el desempleo se mantendrá en los niveles actuales. El paro en España continuará muy elevado, según este pronóstico, que sitúa la tasa de desempleo este año en el 21 % y en el 21,5 % en el próximo ejercicio.

Los mismos institutos dibujan también un peor panorama para la economía alemana aunque no tan gris como el español. Así, prevén que Alemania sufra un frenazo en los próximos meses, acercándose peligrosamente a la recesión. A causa del fuerte endeudamiento de los países periféricos y los problemas de capitalización de la banca, el PIB alemán crecerá un 2,9% este año y apenas un 0,8 % en 2012.