El plazo para ofertar por Barajas y El Prat se ampliará tres meses

La dificultad para levantar créditos por 3.300 millones aplaza las concesiones de Aena

La presión empresarial y política ha surtido efecto y Aena aplazará tres meses el proceso de concesión de Barajas y El Prat. El operador aeroportuario mantiene los términos económicos y técnicos del concurso, pero reconoce las dificultades que han encontrado los consorcios interesados para cerrar la financiación antes del 31 de octubre, fecha que había sido fijada para la presentación de las ofertas. Las pujas por Barajas precisarán un mínimo de 2.200 millones en créditos bancarios, por los 1.100 millones que deben levantarse para afrontar el canon inicial exigido por El Prat.

Un pasajero en el aeropuerto de Barajas
Un pasajero en el aeropuerto de Barajas

El lunes se celebra consejo de Aena Aeropuertos y el presidente de la entidad, Juan Lema, lo va a aprovechar para zanjar parte de la polémica suscitada con el proceso de concesión de Barajas y El Prat: ya no será el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero quien entregue a manos privadas la gestión de los dos mayores aeropuertos públicos españoles sobre el toque de la campana de la legislatura. El plazo para la presentación de ofertas se va a prorrogar tres meses, por lo que éstas llegarán con un nuevo cuadro de mandos al frente del ministerio de Fomento. Hasta aquí, se ha impuesto la ofensiva del PP para que sea el futuro Gobierno quien opere el proceso de concesión.

El otro bloque de presión lo tenía Aena en el frente de empresas interesadas en hacerse con los activos puestos en juego. Los siete consorcios en liza habían manifestado a la compañía pública las dificultades para cerrar la financiación y presentar las pujas el día 31 de octubre. Las compañías han venido manifestando que el concurso de Barajas y El Prat había estrechado los plazos, ante el adelanto electoral, hasta hacer prácticamente imposible la participación.

Entre las compañías se ha venido demandando más tiempo, a la vez que se ha criticado un presupuesto de partida que incluye un alto canon inicial y pagos anuales. Las adjudicatarias tendrían que ofertar un mínimo de 3.700 millones por el aeropuerto madrileño y 1.600 millones por el barcelonés, a lo que se añade una factura anual mínima equivalente al 20% de la facturación de ambas infraestructuras. Todo, a cambio de operar durante 20 años la gestión comercial de Barajas y El Prat.

Fuentes financieras aseguran que los consorcios han tratado de levantar un mínimo de 2.200 millones en créditos bancarios para ofertar por Barajas, por los 1.100 millones de financiación externa que precisaría El Prat. Quedan menos de 12 días hábiles para el 31 de octubre y los consorcios estaban lejos aún de cerrar sus acuerdos con la banca. El riesgo de que los concursos quedaran desiertos era máximo.

"La razón para la ampliación del plazo es la petición por parte de las empresas participantes en el concurso debido a las dificultades para reunir la financiación necesaria en la fecha establecida", ha informado Aena a través de un comunicado. La empresa, que mantiene los términos económicos y técnicos del pliego de condiciones del concurso, asegura que "los consorcios han reiterado su interés por participar en el concurso, pero aducen que dadas las crecientes tensiones en el sistema financiero internacional necesitan más tiempo para reunir los recursos necesarios".

Aena Aeropuertos considera en esa comunicación que "la ampliación del plazo de presentación de ofertas refuerza la operación, ya que permitirá asegurar la máxima calidad técnica y financiera de las ofertas que se presenten". A pesar de que la prórroga se aprobará el lunes en el consejo de Aena Aeropuertos, el Consejo Consultivo de Privatizaciones ha sido informado ya de la propuesta.