Participaciones

Sanahuja pasa del 80% de Metrovacesa al 1,2% a velocidad de vértigo

La banca se hace con el 95% del capital de la inmobiliaria

La Comisión Nacional del Mercado de Valores publicó ayer en sus registros la participación actualizada de la familia Sanahuja en Metrovacesa, la misma compañía que a principios de este siglo parecía llamada a liderar el mercado inmobiliario europeo y que hoy está en manos de la banca española como solución alternativa al concurso de acreedores.

Los Sanahuja, omnipresentes en el urbanismo de Barcelona de la segunda mitad del siglo XX, han pasado en cuatro años de superar el 80% del capital de Metrovacesa a no sólo perder la mayor parte de sus acciones en la inmobiliaria española, sino también a declarar en concurso de acreedores el buque insignia familiar, la inmobiliaria catalana Sacresa.

De acuerdo a la información facilitada por la CNMV, Sanahuja mantiene en la actualidad el 1,2% del capital de Metrovacesa (la anterior participación declarada era del 17%). A principios de 2008 el grupo familiar llegó a superar el 80% del capital, después de solicitar cerca de 5.000 millones de euros a la banca para destronar de la compañía al anterior presidente, Joaquín Rivero, lanzando opas y contraopas. Los Sanahuja lograron su objetivo, pero la victoria pronto se tornó en derrota. Aun así, en menos de un año al frente del grupo, Metrovacesa llevó a cabo la adquisición de la sede en Londres del banco HSBC, una operación en la que la compañía española perdió más de 100 millones de euros (la vendió al cabo del año con pérdidas).

METROVACESA 9,02 0,67%

A finales de 2008, Sanahuja pactó con la banca intercambiar títulos de Metrovacesa a cambio de reducir deuda, con lo que bancos españoles se hacían con el 65% del capital de la compañía. La cesión de los títulos de Metrovacesa no fue el único sacrificio de la familia catalana. El pasado año se declaraba en concurso Sacresa, la inmobiliaria familiar, con una deuda superior a los 2.000 millones de euros, uno de los mayores concursos de acreedores declarados nunca en España.

En la actualidad el capital de Metrovacesa se reparte entre Santander (34,8%); Bankia (19%); BBVA (17,3%); Sabadell (12,3%); y Popular (11,9%), de acuerdo a los registros de la CNMV. Según esa información, el capital flotante del grupo en Bolsa es inferior al 5%.

Problemas financieros y asuntos judiciales

Los problemas financieros que la familia Sanahuja ha tenido que afrontar en los últimos años con motivo de su apuesta por Metrovacesa han venido acompañados de diversos procedimientos judiciales que han enturbiado la marcha de los negocios del grupo.

En noviembre de 2009 la policía registró la sede de Sacresa en Barcelona como parte de la investigación de un caso de presunta corrupción urbanística por la venta de un solar de Can Domenge (Mallorca).

En febrero de este año, según publicó El Periódico de Catalunya, la Fiscalía de Barcelona presentó una querella en la que acusaba a cuatro miembros de la familia Sanahuja de haber defraudado a Hacienda presuntamente 15 millones de euros por una operación de venta de las participaciones en una sociedad.