La city

El navegador y los divorcios

Cuentan en la empresa de navegadores TomTom que entre las bondades del servicio que prestan se incluye la de conciliar matrimonios. O mejor, no romperlos. Fuentes de la empresa en España explican que una mujer les envió una carta de agradecimiento, pues el navegador había terminado con las discusiones entre ella y su marido cada vez que se perdían por las carreteras y calles españolas. Ya se sabe de la dificultad patológica de muchos hombres españoles a preguntar. Otra de las ventajas del TomTom es la información al segundo sobre el tráfico que aportan los cinco millones de españoles que lo utilizan. Lo que les permite saber cuánto se ha reducido la velocidad tras la limitación a 110 de este verano. Pero en TomTom prefieren guardarse el dato para sí.