La mayor cantidad en lo que va de año

Aumentan los depósitos de los bancos en el BCE a 255.569 millones de euros

El fuerte incremento de estos depósitos indica un aumento de las tensiones en el mercado de dinero por la pérdida de confianza ante la crisis de deuda.

Los depósitos de los bancos comerciales de la zona del euro en el Banco Central Europeo (BCE) han aumentado hasta el máximo anual de 255.569 millones de euros pese a que la entidad remunera el efectivo sólo al 0,75 %.

El BCE informó hoy de que esta cantidad es la mayor en lo que va de año. El fuerte incremento de estos depósitos indica un aumento de las tensiones en el mercado de dinero por la pérdida de confianza ante la crisis de deuda.

Los bancos no se prestan dinero entre ellos porque desconocen la exposición de otros institutos de crédito a la deuda soberana de los países de la zona del euro.

Generalmente los bancos prefieren prestarse liquidez entre ellos en el mercado interbancario porque las condiciones son mejores que las que ofrece el BCE pero ante la desconfianza usan la facilidad de depósito de la entidad monetaria.

El Eonia, tipo de interés al que los bancos se prestan el dinero a un día, se situó el viernes en 0,919 %.

La cifra máxima que los bancos han llegado a depositar en el BCE hasta ahora es de 384.000 millones de euros, el 11 de junio de 2010, por el aumento de la incertidumbre tras el estallido de la crisis de Grecia y por un exceso de liquidez ya que el BCE presta a los bancos todo el efectivo que solicitan desde la quiebra de Lehman Brothers a mediados de septiembre de 2008.

El BCE ha puesto en marcha de nuevo -ya lo hizo por primera vez en 2009- dos medidas no convencionales para ayudar a los bancos a refinanciarse en un momento en que se ha secado el crédito en el mercado de dinero por la pérdida de confianza debido a la situación de Grecia y el peligro de contagio.

El BCE, que mantuvo la semana pasada su tasa rectora en el 1,5 %, va a inyectar de nuevo liquidez con vencimiento de un año y va adquirir bonos garantizados, en España conocidos como cédulas hipotecarias y territoriales.

El BCE comprará a partir de noviembre bonos garantizados en el mercado primario, es decir nuevas emisiones, y en el secundario, títulos ya existentes, por un valor total de 40.000 millones de euros.