Unas declaraciones de su ceo desatan alarmas

Batacazo del 20% para las acciones de Sprint Nextel

La operadora estadounidense de telefonía móvil Sprint Nextel, que ha llegado a dispararse más del 11 % en la Bolsa de Nueva York en el primer día en que admite pedidos del iPhone de Apple, cambia radicalmente de tendencia y cae al cierre un 20% tras admitir que necesita recaudar más fondos.

Tras un fuerte empujón en el arranque de la jornada en Wall Street, las acciones de la operadora se pasaban al terreno negativo hacia el ecuador de la sesión y perdían el 6%. Ahora, el recorte es aún mayor, y los títulos de la compañía ceden un 19,93%. En lo que va de año acumula un retroceso superior al 30%.

Ese radical cambio de tendencia se producía poco después de que el consejero delegado de Sprint, Dan Hesse, dijera en una conferencia en Nueva York que la compañía necesita recaudar fondos en los mercados.

Así, la firma caía la cotización bursátil, pese a que Sprint Nextel permitía hoy por primera vez a sus clientes realizar pedidos para adquirir el popular teléfono de Apple, el nuevo iPhone4S, que empieza a vender a partir del próximo 14 de octubre desde 99,99 dólares con planes de datos ilimitados.

Sprint -con unos 52 millones de clientes- se convierte así en la tercera operadora en comercializar el iPhone en EE UU, después de que Verizon -la mayor, con 106 millones de clientes-, empezase a ofrecerlo en febrero pasado, acabando con el monopolio que tenía desde 2007 AT&T, la segunda con casi 99 millones de clientes.

El avance inicial de las acciones de Sprint se había producido después de que el consejero delegado de la compañía, Dan Hesse, asegurase en esa misma conferencia que la comercialización del iPhone resultará "bastante beneficiosa" para los resultados de la empresa.

El máximo responsable de Sprint trataba así de aplacar las dudas sobre el impacto que puede tener en sus cuentas la adquisición del popular teléfono, después de que este martes el diario The Wall Street Journal publicase que la operadora se ha comprometido a adquirir 30,5 millones de esos dispositivos por unos 20.000 millones de dólares, una operación que no será rentable hasta 2014.

Por su parte, las otras dos compañías que comercializan el iPhone en Estados Unidos, Verizon y AT&T, registraban a esta hora moderados ascensos, del 0,84% y el 0,08%, respectivamente.