Trabajo achaca el deterioro a los recortes en las autonomías

La destrucción de empleo se acelera en septiembre y augura un nuevo otoño negro

El mercado laboral sigue destruyendo empleo pese al verano. Entre agosto y septiembre se han perdido 200.000 afiliados. En este último mes, el paro se ha elevado en 95.000 personas, el peor dato de la serie histórica. Con estas cifras, España se encamina a un otoño negro en el que se podrían superar los cinco millones de desempleados.

Septiembre suele ser un mes tradicionalmente malo para el mercado laboral puesto que se suelen rescindir una gran parte de los contratos vinculados a la temporada turística. Sin embargo, el pasado mes ha sido el peor de la serie histórica, iniciada en 1997, en cuanto a paro registrado (con 95.000 desempleados más). En cuanto al número de afiliados a la Seguridad Social se ha producido una caída de 65.000 afiliados (20.000 más que hace un año). Si a estos se le suman los 137.000 empleos destruidos en agosto, el resultado muestra que en dos de los meses en los que más puestos de trabajo se crean se destruyeron más de 200.000 empleos.

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, achacó este declive a los recortes de empleo en las comunidades autónomas. "De los 65.000 empleos menos en septiembre, 20.000 corresponden a las Administraciones públicas, 20.000 al sistema sanitario y 15.000 a docentes no contratados", señaló en la rueda de prensa de valoración de los datos de septiembre. La justificación de Granado encontró rápida respuesta en algunos responsables autonómicos. El más claro fue el cabeza de lista de CiU para el 20-N, Josep Antoni Duran i Lleida, quién exigió al Gobierno que asuma su incapacidad para generar trabajo. "Más allá del empleo estacional en verano, la curva decreciente no ha cambiado", remarcó. Por sectores, la destrucción se ha centrado en la hostelería y el comercio, con 65.000 puestos de trabajo menos, mientras que en el otro lado destacan los 37.363 contratos registrados en el área de educación, como consecuencia del inicio del curso escolar.

El deterioro del mercado laboral ha hecho saltar por los aires las previsiones del Ejecutivo, que había estimado una mejoría en la segunda parte del año y que incluso se crearían 100.000 empleos a cierre del ejercicio. "La situación es compleja y difícil y hace complicado cumplir las previsiones", recalcó la secretaria de Estado de Empleo, Mari Luz Rodríguez. Incluso se podría cerrar con pérdida de cotizantes. "Todo dependerá de si el sector privado es capaz de compensar la destrucción de empleo en el sector público", matizó Granado.

En este escenario, España se encamina peligrosamente a los cinco millones de parados, ya que no se producirá la mejoría prevista por el Ejecutivo para rebajar los 4,83 millones de desempleados que reflejaba la encuesta de población activa en el segundo trimestre. Un dato que muestra las dificultades para encontrar trabajo es el hecho de que el colectivo de parados sin empleo anterior creció en septiembre en 18.986 personas y ya supera las 382.000.

La cifra

7,5% es el porcentaje de contratos indefinidos registrados sobre el total en septiembre. Esta cifra representa una caída del 13,4% en tasa anual.