Nueva compañía integrada

Telefónica incorpora Vivo en Telesp y finaliza la reestructuración de su filial en Brasil

La fase corporativa ha quedado atrás. Las dos filiales de Telefónica en Brasil, Vivo y Telesp, se han integrado formal y administrativamente. Ahora queda empezar a operar como una compañía unida.

Telefónica ha incorporado Vivo en Telesp y da por finalizada la reestructuración de su filial brasileña, que pasará a denominarse Telefónica Brasil, con el fin de "reflejar su actuación en el ámbito nacional".

Así, Telesp aprobó en la junta general extraordinaria celebrada este lunes la incorporación de Vivo a la compañía, con la consiguiente extinción de esta compañía, así como el cambio de la denominación social de la compañía por Telefónica Brasil, mientras que Vivo se mantendrá como marca comercial de la firma en el país. De hecho, será esta operadora la que dé nombre a los códigos de cotización de las acciones.

Los consejos de administración de las dos filiales de Telefónica en Brasil aprobaron el pasado mes de marzo los términos y condiciones para una incorporación de acciones y la ecuación de canje, por la que los antiguos accionistas de Vivo recibirán 1,55 nuevas acciones de Telesp por cada acción de Vivo.

Así, la participación total de Telefónica en Telesp, incluyendo Vivo, es del 73,81% del capital social de la compañía. De acuerdo con un hecho relevante remitido el pasado 13 de septiembre, el coste de la reestructuración societaria es de aproximadamente 11,5 millones de reales brasileños (4,61 millones de euros) incluyendo los costes de la valoración, análisis, auditoría, asesoría jurídica y otros gastos relacionados.

Con esta integración, la compañía pretende simplificar la estructura accionarial y organizacional de Vivo y Telesp, al tiempo que fortalece la posición competitiva del grupo en el mercado brasileño.

El pasado año, Telefónica pagó 7.500 millones de euros a su socio luso Portugal Telecom por el 50% que no poseía en Brasilcel y asumió así el control de la compañía móvil Vivo con un 60% del capital.