Manuel de la Calle Alonso, director general de Igo Software
Manuel de la Calle, mostrando su aplicación Glob3 en un tablet
Manuel de la Calle, mostrando su aplicación Glob3 en un tablet

"Sigue habiendo necesidades; el mundo no se para por una crisis financiera"

Su empresa está desarrollando Glob3, una plataforma que usa los mapas 3D de forma personalizada y ha atraído la atención de ingenieros militares alemanes.

La cartografía de los negocios aconseja abrir horizontes. Un buen ejemplo de ello es la trayectoria de Manuel de la Calle, un cacereño que se licenció en Ciencias del Mar y ha terminado fundando su propia empresa, precisamente especializada en sistemas de información geográfica (o GIS, de sus siglas en inglés). A sus 35 años, se muestra optimista frente a la crisis y ve en la convulsa era digital un gran mercado de oportunidades.

Igo Software es su criatura, nacida en marzo de 2008 como una spin-off de otra compañía orientada a la ingeniería civil. Este año ha sido merecedora de la distinción Creces de Extremadura, categoría autonómica del premio EmprendedorXXI que otorga la Caixa a las empresas con mayor potencial de crecimiento.

Entre sus servicios figuran la consultoría, videojuegos educativos y aplicaciones para móviles, pero su apuesta más fuerte en I+D es Glob3, una tecnología de software libre que permite visualizar millones de datos posicionados en 3D y en tiempo real. Su potencial ha conseguido seducir a la alemana Atlas Elektronik, grupo líder en sistemas integrados de sónar para submarinos y torpedos pesados. Mientras tanto, un proyecto de la Universidad de las Palmas se está encargando de llevar la plataforma a los dispositivos móviles.

- ¿Cómo fueron los inicios, con qué dificultades se encontró?

La verdad es que no he sido el emprendedor arquetípico. La "travesía del desierto" la pasé dentro de una empresa. En 2005 creó un departamento de cartografía y empezaron a llegar encargos que no tenían nada que ver, como videojuegos o aplicaciones para móviles. Ya había trabajado en software durante el boom de las punto com, y vi claro que el negocio del GIS se podía hacer. Fue un proceso de reflexión sobre la marcha. Lo demás son todo satisfacciones; hacemos lo que nos apetece y como nos apetece.

- ¿En qué se ha apoyado para lanzar la empresa?

El CDTI y la Junta de Extremadura nos ayudaron bastante el año pasado. También tenemos garantizada financiación del Plan Avanza entre 2011 y 2013 para desarrollar Glob3 en móviles. Por otra parte, el premio de la Caixa nos ha abierto muchas puertas: hemos recibido formación en ESADE e IESE, nos han invitado a un puente tecnológico en Silicon Valley... Además, estamos participando en el Venture Lab del IE Business School, donde la actividad de emprendimiento es impresionante.

- ¿Cómo ve la financiación de startups en España?

Es cierto que cada vez hay menos dinero. El ambiente es muy pesimista, pero sigue habiendo necesidades y esperanzas de que habrá otros mercados. El mundo no se para por una crisis financiera. Nos gustaría crecer, el capital riesgo es una posibilidad, pero sabemos que es un momento complicado y es más difícil ahora mostrar el atractivo de proyectos como el nuestro.

- ¿Cuál es su modelo de negocio y qué nivel de competencia hay en el sector?

Ofrecemos principalmente servicios, con un producto detrás que es el software. La peculiaridad es que es abierto y gratis, pero nosotros tenemos el know how: vendemos personalizaciones de ese software y aplicaciones asociadas. La competencia en este sector es dura y difícil como en todos lados. En GIS y visualización hay empresas muy grandes, pero hay muchas oportunidades. Internet es ubicuo y hoy los dispositivos móviles generan información con posición a tiempo real, lo que crea la necesidad de gestionar todos esos contenidos.

- ¿Cómo ve el porvenir de su empresa?

Soy muy optimista. La prioridad es ampliar nuestra cartera de clientes. El principal e histórico es la Junta de Extremadura, aunque también recibimos encargos de la Junta de Andalucía. La administración pública ha apostado mucho por el software abierto, principalmente porque la normativa europea Inspire obliga a compartir información geográfica. Y ahora trabajamos en campos más sensibles como el militar, que estamos desarrollando con Atlas Elektronik. Además, nos dedicamos a visualización compleja 3d en tiempo real. Nuestro go-to-market son servicios de ingeniería, defensa, clima, ciencia y herencia cultural. Por lo demás, tenemos claro que es un mercado global y hay que salir de España.