Elecciones 20-N

El PSOE quiere rebajar cuotas por contratar parados con prestación

El candidato del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, propuso anoche "utilizar dinero público" para que los empresarios contraten. Por la mañana, el ministro de Trabajo y miembro de su equipo, Valeriano Gómez, abogó por bajar las cuotas a las empresas que contraten a parados con prestación.

El PSOE quiere rebajar cuotas por contratar parados con prestación
El PSOE quiere rebajar cuotas por contratar parados con prestación

El gran déficit del mercado de trabajo español no es la reforma laboral ni de la negociación colectiva sino las del Sistema Público de Empleo (antiguo Inem) y de las políticas activas", se lamentó ayer el ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez.

Según su análisis hay un claro desequilibrio entre los 30.000 millones que se destinan al año a pagar las prestaciones por desempleo y los poco más de 4.000 millones para políticas activas destinadas a reciclar, formar y colocar a los parados.

Por ello, el titular de Trabajo y miembro del equipo del candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, propuso ayer, durante una jornada sobre recursos humanos organizada por MOA BPI Group, una rebaja de cotizaciones sociales para las empresas que contraten a parados que cobran la prestación.

Gómez no quiso precisar la fórmula más adecuada para llevar a cabo esta rebaja de cuotas. Así se desconoce si sería generalizada, independientemente del tipo de contrato o del colectivo al que pertenezca el parado contratado. Solo explicó que esta medida estaría justificada por la necesidad de "activar" parte del gasto que se emplea en protección por desempleo. De esta afirmación podría deducirse que el perceptor de esta prestación que fuera contratado debería renunciar o suspender parte de su prestación para financiar la citada rebaja de cuotas. Sin embargo, Gómez aclaró que no "se recortarían los derechos del parado", "y tampoco es el momento para recortar este gasto", por lo que se desconoce la fórmula por la que optará el PSOE para presentar esta iniciativa. Por la noche el propio Pérez Rubalcaba destacó en un acto en Zaragoza que utilizará dinero público para "echar una mano a los empresarios" que quieran contratar "a jóvenes y no tan jóvenes". Los recursos saldrían, en última instancia "de los grandes patrimonios y los bancos".

Una plantilla mal dotada

Por otra parte, Gómez planteó una queja sobre el funcionamiento de los Servicios Públicos de Empleo (antiguo Inem). En su opinión este organismo es "una de las grandes decepciones de todos los responsables públicos de Empleo desde hace años". En concreto, rechazó la reciente crítica hecha por la OCDE, que atribuyó la ineficacia de estos servicios al hecho de que la gestión de las políticas activas esté transferida a las comunidades autónomas. Esta no es, en su opinión, la razón del mal funcionamiento de los servicios de empleo sino lo mal dotada que está su plantilla. El ministro aseguró que España cuenta con poco más de 11.000 empleados públicos en estas oficinas (tras las últimas incorporaciones de 3.000 orientadores laborales desde 2006), mientras que otros países como Alemania o Reino Unido que cuentan con 75.000 trabajadores.

Si bien al margen de esta queja, Gómez consideró que en las actuales circunstancias es vital que los servicios públicos incrementen su colaboración con las agencias privadas de colocación para aumentar su intermediación a la hora de colocar parados. En otro orden de cosas, pidió a las comunidades que sean "más flexibles" en la autorización de ERE temporales.

La tesis sobre el ahorro se defenderá en Europa

El secretario de Estado para la Unión Europea, Diego López Garrido, anunció ayer que España defenderá en la próxima cumbre europea, prevista para el día 17 de este mes en Bruselas, que los Veintisiete adopten medidas para que los planes de austeridad no ahoguen el crecimiento de la economía y la generación de empleo.

Esta es precisamente la tesis defendida el pasado fin de semana por el candidato socialista a la presidencia del Gobierno, Alfredo López Rubalcaba, quien aseguró que existen dudas fundadas sobre si España está ahorrando en exceso y esto está lastrando la recuperación económica.

En este sentido, López Garrido consideró conveniente elevar los impuestos a los que más tienen y poner en marcha la tasa a las transacciones financieras, como ha propuesto la Comisión Europea. A su juicio, la UE debe "atender al crecimiento" y ante la imposibilidad de los países a elevar su deuda pública, promover que los Estados aumenten sus ingresos fiscales gravando las rentas más altas, "una de las pocas armas que les queda".

"En estos momentos de austeridad es fundamental una recuperación económica y del empleo. Para eso hacen falta medios y esos medios tienen que venir de aquellos sectores económicos con mayor capacidad económica", ha argumentado.

En este terreno Rubalcaba, insistió ayer en Zaragoza que su propuesta de subir tabaco y bebidas alcohólicas de alta graduación para financiar la sanidad es un "ejercicio de justicia redistributiva" porque quien fuma y bebe es "más caro para la sanidad pública". Y añadió que esta es una propuesta "que tiene la ventaja de ser de verdad", ya que dijo: "lo que no voy a hacer en la campaña electoral es prometer rebajas, y rebajas, y rebajas fiscales sin decir de donde las vamos a pagar".