Análisis del S&P 500

¿Consolidando las caídas?

Tras las caídas del mes de agosto, parece que los mercados se han estabilizado en un rango lateral. Para ver lo que podemos esperar en los próximos meses de las Bolsas, vamos a analizar el índice más importante y seguido del mundo, el S&P 500.

Mirando hacia atrás podemos ver como las subidas iniciadas en julio de 2010 llevaron al índice a hacer máximos en febrero de este año para posteriormente corregir hasta los 1.240 puntos y entrar en un lateral con suelo en los 1.240-1250 puntos y techo en los 1.350-1.360.

Después de seis meses en lateral, a finales de julio inició una brusca caída que le hizo bajar desde los 1.350 puntos hasta los 1.077 en tan solo 12 sesiones. A partir de ahí se ha quedado en un lateral con suelo en los 1.100 puntos y techo en los 1.215 aproximadamente.

Si miramos en un gráfico semanal, podemos ver que con estas caídas el S&P ha perdido las medias de 20 y de 50, y como éstas se han cruzado a la baja. La última vez que las medias exponenciales de 20 y de 50 se cruzaron a la baja fue en febrero 2008, y aunque la historia no tiene por qué repetirse, lo que con el tiempo vino después fue una tendencia bajista que terminó con el índice en los 666 puntos.

Como ocurrió en febrero 2008 el S&P se ha parado en las inmediaciones de la media de 200 sesiones y anda dubitativo valorando si la pierde o no. Ni que decir tiene que una pérdida de la media de 200 sesiones junto con el soporte de los 1.100 puntos sería una señal bajista considerable. El RSI se ha situado claramente por debajo de 50 marcando por el momento corrección.

El nivel de resistencia clave que debería superar para recuperar alguna tranquilidad se sitúa en los 1.250-1.260 puntos.

Si vamos a un gráfico diario podemos ver como tras apoyarse en la media de 200 sesiones a mediados de junio y rebotar, a primeros de agosto la perdía, lo que seguramente activó multitud de programas automáticos de venta.

En el rebote de los últimos días podemos ver como la media de 50 sesiones ha actuado ya como resistencia en cuatro ocasiones parando los precios. Actualmente pasa por los 1.200 puntos, por lo que mientras no supere ese nivel sigue habiendo riesgos de más bajadas.

En la zona de máximos se puede ver como el S&P 500 dibujó un hombro-cabeza-hombro cuya línea clavicular pasar aproximadamente por los 1.260 puntos. La media de 200 sesiones está actualmente en los 1.278 puntos, por lo que a medio plazo hay que considerar al índice bajista mientras se sitúe por debajo de los 1.280 puntos. Cualquier acercamiento a la zona de los 1.260 puntos habría que considerarlo un pull back con alto riesgo de retomar las caídas desde ese nivel.

Por abajo el nivel de soporte se sitúa claramente en los 1.100 puntos, aunque en la caída de agosto hizo una dilatación por debajo del nivel hasta los 1.077. La pérdida en cierres de los 1.100 puntos le llevaría bastante probablemente a la siguiente zona de soporte en los 1.040. Por debajo de ella tiene otro soporte fuerte en los 1.000 puntos, número redondo y soporte psicológico.

Resumiendo, el S&P se encuentra bajista y consolidando las caídas en lateral entre los 1.100 puntos y los 1.215. Por arriba las subidas deberían estar limitadas hasta la zona de los 1.250-1.260 puntos, siendo poco probable la superación de ese nivel. En caso de superarse la siguiente resistencias se situarían en los 1.280 puntos, nivel por donde pasa la media de 200 sesiones, los 1.350 puntos y por encima los 1.373,50, máximos anuales. Por abajo el soporte que no debe caer son los 1.100 puntos, nivel que de perderse marcaría el inicio de nuevo tramo bajista con objetivos en los 1.040 y los 1.000 puntos.