El Banco de España señala que el FROB tiene que actuar con cuidado extremo

Ordóñez califica la gestión de la CAM de escandalosa

Escandoloso. Lo ocurrido con Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) es lo de peor de lo peor y el colmo de la mala gestión, según el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordoñez, se ha mostrado extremadamente duro con la gestión de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), llegando a calificarla de "escandalosa". Sin embargo, ha añadido que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) debe actuar conforme a la ley y con un cuidado extremo.

"Si me pregunta como persona, me parece escandaloso, pero el Banco de España y el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) lo que tienen que hacer es ajustarse a derecho en el tratamiento de todos estos temas", dijo en la rueda de prensa para dar cuenta de la reestructuración y recapitalización del sistema financiero.

El responsable del supervisor indicó que, "en general, cuanto peor es una caja vale menos, es algo evidente", para agregar que en el caso de CAM "estamos hablando de lo peor de lo peor".

El gobernador incidió en que es fundamental estabilizar la caja, echar a los administradores y estudiar si procede abrir expediente, con un "cuidado exquisito". Según consideró "si reaccionas con las tripas" en este tipo de asuntos "no lo harás bien", aunque dijo comprender que la gente se escandalice respecto a la gestión de la caja intervenida.

La entrada del FROB en la CAM se produjo el pasado julio y sus administradores reformularon las cuentas de la entidad correspondientes al primer semestre del año. Anunciaron unas pérdidas de 1.135,8 millones de euros, con una tasa de morosidad del 19% frente al 9,1% de finales de 2010. Mientras que a tasa de cobertura ha pasado del 56,5% al 39,4% actual.

Preguntado por si las irregularidades en la CAM pueden llevar a pensar que el resto de entidades podrían estar en situaciones similares, puso como ejemplo las listas de muertos en las ciudades que se publican en algunos periódicos. Así, explicó que si a las personas que mueren en Madrid se les abriera, "tendrían los pulmones o el hígado hecho un asco", y agregó que eso no determina la salud del resto de los madrileños. No se puede pretender que la salud de los madrileños esté "determinada por el muerto", ya que "por algo está muerto"